Yogur, el falso alimento saludable: tiene más azúcar que el refresco

641

Entre las principales estrategias de marketing que ocupan las diferentes marcas de yogur, se encuentra el argumento de ser más saludables que otras opciones en el mercado. Frecuentemente, este producto es catalogado como una opción más sana que la de alimentos como la leche, el helado y otros postres, particularmente aquellos con la etiqueta de orgánicos.

Sin embargo, un estudio realizado en Reino Unido y publicado en la revista BMJ encontró que la gran mayoría de las marcas de yogur tienen un alto contenido de azúcares. Tras analizar más de 900 opciones disponibles en el mercado, se encontró que menos del 9 por ciento podría ser considerada una opción baja en azúcar.

Bernadette Moore, autora principal del estudio y profesora asociada de la Escuela de Ciencias Alimenticias y Nutrición de la Universidad de Leeds, aseguró a CNN que los peores casos son los representados por el yogur orgánico. Afirmó que estas alternativas tienen en promedio hasta 13.1 gramos de azúcar por cada 100. Por el contrario, las variantes griegas y naturales fueron las más saludables, con 5 gramos por cada 100.

Aunque el yogur es una preocupación menor comparado con los jugos de fruta y los refrescos […] es inquietante que este producto, considerado un alimento saludable, sea una fuente irreconocible de azúcares añadidos. Los padres necesitan darse cuenta que no todas las opciones son las mismas. Si estás cuidando tu peso, el azúcar es azúcar sin importar la presentación.

El problema del yogurt podría ser más grave en países donde las reglas para el etiquetado nutrimental son más laxas. Aunque la ingesta máxima de azúcar recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 50 gramos por día, apunta que es preferible consumir menos de 25 para tener beneficios concretos en salud. Sin embargo, instituciones como la Asociación Americana de Salud (AHA) y el Servicio Británico de Salud (NHS) permiten hasta 38.

Para México, el etiquetado nutrimental de alimentos permite el consumo de hasta 90 gramos de azúcar al día, casi el doble del recomendado por la OMS. Aunque algunas organizaciones, como El Poder del Consumidor, han solicitado endurecer estas políticas, podrían no alcanzarse resultados concretos a causa de algunos factores comerciales de escala internacional.