10 casos en los que NO debes prescribir antibióticos según CONAMED

La siguiente guía de CONAMED fue diseñada para poder prescribir antibióticos de forma correcta a los pacientes.

La atención a pacientes dentro del consultorio es más compleja de lo que muchos piensan. Existen muchos motivos por los cuales las personas acuden contigo y una de tus obligaciones es identificar con precisión el origen del malestar. A través de tus conocimientos, una revisión adecuada y un cuestionario puedes conseguirlo. Además cuentas con la alternativa de poder prescribir antibióticos o cualquier otro fármaco pero eso implica otra responsabilidad para ti.

Durante las últimas décadas ha crecido el uso irracional e incorrecto de los antimicrobianos. En ocasiones es culpa de los pacientes porque los acumulan de infecciones previas y los consumen cuando no son necesarios. En otros casos los adquieren en el mercado ilegal debido a que ahora se requiere de una receta médica para su adquisición.

Pero aunque duele decirlo, en ocasiones también es culpa de los propios profesionales de la salud. Para algunos se ha vuelto una rutina prescribir antibióticos aunque no sean necesarios para el paciente. Se trata de un error bastante grave que tiene muchas consecuencias.

¿Cuál es el posible escenario a futuro?

Por una parte, es una de las causas de la farmacorresistencia. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que para el año 2050 será la primera causa de mortalidad en el planeta. El motivo es porque los medicamentos actuales han perdido eficacia ante las infecciones. Por eso no solo se necesitan nuevas opciones sino administrar las actuales.

Ante este panorama, la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (CONAMED) publicó una guía con 10 consejos básicos que todos los médicos deben seguir. Se trata de 10 casos en los que debes abstenerte de prescribir antibióticos. No solo es por la salud del paciente sino también para evitar sufrir consecuencias legales.

  1. No uses antibióticos cuando no se haya diagnosticado una infección.
  2. No uses antibióticos cuando la infección se haya curado.
  3. No uses antibióticos cuando los cultivos sean negativos y la infección sea poco probable.
  4. No uses antibióticos de amplio espectro si no están justificados.
  5. No prescribas antibióticos “nuevos” o “de moda” si no has agotado otras opciones más accesibles de eficacia y seguridad probadas.
  6. No combines antibióticos por “rutina del servicio”. Siempre ajusta según las necesidades de cada paciente y los espectros terapéuticos que requiera.
  7. No des por sentado que el paciente comprende cómo va a usar el medicamento. Debes explicar el tratamiento cada ocasión como si fuera la primera vez.
  8. No cambies el antibiótico si el anterior fue iniciado hace menos de 72 horas.
  9. Nunca debes dejarte presionar por el paciente porque tú tienes la decisión final.
  10. Siempre debes de prever posibles efectos secundarios y alergias en el paciente.

¿Qué es la CONAMED?

Se trata de un órgano desconcentrado de la Secretaría de Salud (SSa) creado en 1996. Su objetivo es tutelar el derecho a la protección de la salud así como a mejorar la calidad en la prestación de los servicios médicos. Es por lo tanto, una institución que tiene por objeto contribuir a resolver en forma amigable y de buena fe los conflictos suscitados entre los usuarios de los servicios médicos y los prestadores de los mismos.

Además promueve y propicia la buena relación, el trato digno, los valores, el apego a la lex artis médica y la ética en la relación médico-paciente. Es una instancia especializada que cuenta con autonomía técnica y tiene atribuciones para recibir quejas, investigar presuntas irregularidades en la prestación de servicios médicos y emitir sus opiniones, acuerdos y laudos, los cuales permiten solucionar los conflictos actuando con imparcialidad, confidencialidad y respeto.

10 casos en los que NO debes prescribir antibióticos según CONAMED