Si existe un problema de salud que ha mostrado un aumento exponencial en nuestro país es la diabetes. De manera paulatina se ha incrementado hasta posicionarse dentro de las primeras causas de muerte. Para entender su evolución, en 1980 era responsable de cerca de 14 mil fallecimientos anuales, mientras que para el 2015 la cifra se elevó hasta alcanzar los 98 mil decesos. En tanto que para el 2019 provocó más de 105 mil muertes y la tendencia se mantiene en aumento.

México enfrenta una epidemia de diabetes

Ahora bien, de acuerdo con la Secretaría de Salud (SSa), actualmente existen 12 millones de mexicanos con diabetes. De esta manera significa que alrededor del 15 por ciento de la población adulta tiene este padecimiento. Aunque un aspecto a considerar es que sólo se toman en cuentan a quienes ya han sido diagnosticados; sin embargo, la cifra real podría ser mucho mayor. A la fecha hay muchos ciudadanos que sufren de este padecimiento y no lo saben por la falta de revisiones periódicas.

Por su parte, la actual pandemia ha mostrado el impacto que tiene la diabetes al ser una de las principales comorbilidades de la Covid-19. Con esto en mente, significa que quienes ya sufren de este problema de salud deben de reforzar el cuidado de su salud.

En ese sentido, precisamente durante las celebraciones de año nuevo es cuando suele existir un descuido en aspectos como la alimentación y el seguimiento del tratamiento médico en gran parte de la población. Para que eso no ocurra con tus pacientes les debes recordar el cumplimiento del siguiente decálogo.

  1. Cuidar el tamaño de las porciones de los alimentos y nunca caer en el abuso de alimentos procesados por lo dañino que son.
  2. Durante el día se recomienda un desayuno ligero.
  3. Cuidar el consumo excesivo de grasas como frituras, empanizados, capeados, crema, mayonesa, mantequilla, tostadas fritas o si es posible, evitarlos.
  4. Elegir carnes magras con bajo contenido de grasa tales como pollo, pulpa de res y pescado. Preferentemente que sean preferentemente asados.
  5. Beber agua de jamaica, té verde o agua de limón con pepino y agregar un poco de chía sin azúcar o bien, endulzado con algún sustituto de azúcar.
  6. Evitar o moderar el consumo de bebidas alcohólicas.
  7. Eliminar o moderar el consumo de refrescos o jugos porque contienen una gran cantidad de azúcar.
  8. Mantenerse activos. Realiza alguna actividad física como una caminata matutina o algún tipo de actividad recreativa. Esto ayuda a controlar los niveles de glucosa.
  9. Medir los niveles de glucosa es muy importante. Tus pacientes no deben olvidar llevar tu glucómetro y todo lo necesario para que estén en constante automonitoreo. También una bitácora con registros de sus resultados para prevenir complicaciones agudas como la hiperglucemia o hipoglucemia.
  10. Tus pacientes nunca deben de olvidar seguir tus indicaciones médicas y tomar en tiempo y forma el tratamiento para el control de la diabetes y la aplicación de la insulina.