De acuerdo con Xinhua, la policía de China arrestó a 132 sospechosos de fraude. Los presuntos criminales serían parte de una compleja red de estafadores. Esta organización habría engañado y sacado millones de dólares a miles de pacientes en todo el mundo. Lo habría logrado al hacerle creer a las personas que tenían un alto riesgo de cáncer.

A lo largo de su historia, los estafadores realizaron más de 2 mil fraudes. Por su estafa de cáncer, la policía china estima que obtuvieron más de 145 millones de dólares (mdd). El Ministerio de Seguridad Pública local apunta que las detenciones se realizaron en abril. Para desarticular a la organización delictiva, fue necesario realizar una redada a escala nacional.

Pigmentos y antioxidantes, supuestos medicamentos de cáncer

Esta red de delincuentes operaban bajo la compañía Silande. El negocio tenía su sede en la ciudad de Delian, en la provincia de Liaoning. De acuerdo con la policía china, los estafadores engañaban a sus víctimas con un elaborado esquema. En su trampa, cayeron múltiples pacientes internacionales con aparentes viajes gratuitos a Estados Unidos y Tailandia

Silande se presentaba primero como una cadena de salones de belleza. Así, convencía a las víctimas de visitar alguno de sus centros de atención. Como parte de sus “servicios”, convencían a la gente de realizarse exámenes médicos. Entonces, falsos doctores llevaban a cabo la revisión y diagnosticaban, falsamente, un alto riesgo de cáncer.

Una vez que se convencía a los pacientes de la falsa amenaza, se les recomendaba un tratamiento. Mientras que las personas creían que pagaban por medicamentos, los estafadores les ofrecían pigmentos y antioxidantes. Específicamente, se les administraba licopeno y antocianina para combatir su “peligroso cáncer”.

Las autoridades chinas afirman que los estafadores tenían un perfil de víctima ideal. Tenían que ser pacientes, sanos y de altos ingresos, con pocos o nulos conocimientos. Específicamente, en temas como medicina, derecho o cáncer. Se estima que los criminales lograron acumular más de mil millones de yuanes. Sin embargo, en las 500 cuentas bancarias congeladas, únicamente se encontraron depositados 70 millones.