Entre los muchos cambios detonados durante el 2020, el acercamiento tecnológico entre las personas nos trajo en el campo médico muchas nuevas ventajas y varios desafíos. Los niños con discapacidad neuro-motora son una población altamente vulnerable que depende, en buena medida, de la rehabilitación para progresar en su desarrollo e incorporarse con éxito a su realidad. Pero ¿qué pasa cuando dicha rehabilitación no puede continuarse de forma presencial? ¿Hasta dónde alcanza el acompañamiento virtual?

En la Fundación Teletón de Chile llevan más de un lustro recorriendo este camino por medio de la estrategia Teletón en Casa y su responsable, Rodrigo Cubillo, Coordinador nacional de tecnología Asistiva compartió parte de sus aprendizajes y reflexiones sobe este modelo basado en dispositivos móviles con recursos y tutoriales de telerehabilitación que le ofrecen seguimiento sincrónico y asincrónico a los planes personalizados de miles de niños así como jóvenes en la región. La iniciativa de ha seguido creciendo, especialmente durante la actual pandemia e incluye medios complementarios para estar en contacto con las familias tales como atención a distancia, teleconsultas, teletalleres vía Zoom un canal de TV y un Instituto Virtual.

Una de las claves está, por supuesto, en el alcance ampliado que supone llegar de forma virtual a muchas más personas, que a su vez se benefician con la reducción de gastos inherentes a las terapias en centros físicos: transportación, comidas, tiempos perdidos en traslados. Adicionalmente desde el frente de la institución también hay que considerar los ahorros que supone liberar las infraestructuras con las que cuentan.

Rodrigo comenta -Es más que una llamada, es una estrategia que fortalece la parte presencial, que forzosamente requiere de una primera interacción presencial (en la que se lleva a cabo la valoración). Sin embargo, las consideraciones legales son uno de los obstáculos por donde debe normalizarse y avanzar con más rapidez el protocolo completo.

Cubillos amplia el concepto -La telerehabiltación nos abre un nuevo acercamiento con las familias que no debemos de desaprovechar. Cuando venían contigo al Centro ocurría en un ambiente controlado, con gimnasios y máquinas óptimas, pero llegan a su casa y allá tienen lo que tienen y no más a su disposición. Esto en realidad es una ventaja al permitirnos conocer los espacios domésticos reales en donde ellos viven y sacarles el máximo provecho formativo y práctico.

Sin embargo es necesario considerar dos grandes barreras a sortear: la capacitación del profesional de la salud para aprovechar el medio y el cambio de mentalidad que supone estar en una plataforma que “empareja el suelo” con el paciente, difuminando las barreras jerárquicas implícitas en el consultorio. Por el otro lado, la formación del paciente, ya que las personas entienden que el médico “no puede saber más que yo mismo de lo que me pasa” y aunque al final del día el experto es el padre, los pacientes necesitan empoderarse más.

El proceso ha llevado a Teletón Chile a seguir las mejores prácticas de la Alfabetización en Salud, como relata Rodrigo: “Primero generamos contenidos con animaciones, después videos con profesionales y pacientes y ahora estamos trabajando mucho más la comunicación con las familias directamente. Ellas son los que están haciendo el trabajo en el hogar, con tutoriales de forma más amigable y más simple. Las mamás reales de nuestros pacientes son las que realmente te lleve a conocer el modelo y lo hacen cercano”

En suma se trata de un complemento excelente para crear contacto eficaz. “No solo palpamos el momento actual de la persona (durante la consulta) sino que nos da continuidad y con ello hacemos más responsables a las personas en la consistencia de su rehabiltación; disminuyendo los tiempos de recuperación, en sus propios espacios privados y aumentando la satisfacción del usuario.

Hari Camino es Director de Satya Social Purpose Communication Representante del Institute for Healthcare Advancement.