Abrir un consultorio médico propio implica múltiples responsabilidades. Al hacerlo vas a ser la responsable de todo un equipo de personas en todos los aspectos. Además de ser un líder dentro del lugar de trabajo también serás la persona responsable de las finanzas, aspecto que muchas veces se desconoce dentro de la Medicina. Precisamente se trata de uno de los rubros más importantes porque un mal manejo de efectivo pude significar el fracaso de tu espacio laboral.

Ahora bien, la correcta administración de recursos siempre es importante, pero es en momentos actuales cuando adquiere todavía mayor relevancia. Se estima que desde el inicio de la pandemia más de la mitad de consultorios han sufrido una reducción en el número de pacientes. Eso es preocupante porque se obtienen menos ingresos aunque los gastos fijos como el pago de agua, luz y salarios de colaboradores se mantiene igual.

En ese sentido, algo que siempre debes de tener claro es que debes separar las finanzas personales de las de tu consultorio. En caso de no hacerlo será muy complicado diseñar estrategias exitosas o al menos diferenciar el éxito del fracaso.

El crecimiento financiero de tu consultorio depende en gran medida de tu capacidad de organización y disciplina. En el caso de México, 11.7 por ciento de las empresas pide dinero a amigos o familiares cuando tiene problemas financieros debido a que no pueden acceder a un crédito a través de la banca tradicional, principalmente por no contar con historial crediticio.

De las empresas que no obtuvieron crédito con instituciones bancarias, el 30.9% no lo vuelve a solicitar, por lo que tienen que resolver sus problemas financieros por su cuenta. Por esta razón muchos emprendedores optan por mezclar sus finanzas personales con las de la empresa, sin conocer las consecuencias de esto.

Por otra parte, de acuerdo con la empresa de asesoría financiera Oyster, lo ideal es siempre separar las finanzas personales de las del consultorio. Hacerlo ofrece los siguientes beneficios que debes aprovechar.

Mejora tu organización financiera

Te permite tener un punto de comparación para saber si el negocio está creciendo o si es necesario implementar nuevos planes o estrategias en áreas prioritarias para el funcionamiento de la empresa. Si organizas tus finanzas puedes tener la certeza de que no gastarás más de lo que generas y sabrán cuándo expandirte y cuánto reinvertir.

Conoce el flujo de efectivo

Conocer el flujo de efectivo es una pieza clave para muchos consultorios porque brinda una lectura de sus entradas y salidas de dinero al día, lo que indica si el espacio realmente está funcionando. Si logra un buen manejo de ellos será capaz de evitar decisiones que lleven a la empresa a la quiebra.

Facilita la contabilidad

Tener todo bien constituido ayuda a que la contabilidad de tu consultorio sea más ágil y más clara. Llevar una buena contabilidad te ahorrará muchos dolores de cabeza durante las auditorías.

Protege tus finanzas personales

Tu cuenta personal no debe de ninguna forma ser la caja chica de tu consultorio. No es sano ni para ti ni para tu negocio porque no puedes ser dueño e inversionista a la vez. El riesgo de perderlo todo es muy alto. Por eso es importante proteger tus finanzas personales pues son eso, algo personal y ajeno a la empresa.