4 razones por las que tus pacientes te dejan plantado en tu consultorio

Los pacientes que ya tienen agendada su consulta y que, por alguna extraña razón, no se presentan en el consultorio, no sólo se están perjudicando a sí mismos, sino que también afectan a los médicos y al resto de los pacientes, algo que sin lugar a duda sabes a la perfección.

Sin embargo, este problema es mucho más común de lo que crees y sin duda el ausentismo en el consultorio es uno de los temores de muchos médicos.

Por eso, a continuación te presentamos 4 razones por las cuales tus pacientes suelen faltar a sus consultas médicas:

No es organizado

Algunos pacientes faltan a sus citas simplemente porque se olvidan de revisar su agenda. O a veces, suelen tener conflictos con sus horarios y terminan por no asistir. Para evitarlo, sugiérele un horario y fecha a tu paciente y pregúntale si ningún otro compromiso interferirá. Cuando estén de acuerdo, agenden el compromiso.

No respeta las reglas

Existen algunos pacientes que piensan que si faltan sin previo aviso, no pasará nada. Lo mejor es que establezcas reglas y que se las hagas saber a todos tus pacientes. El objetivo es que la piensen dos veces antes de faltar sin previo aviso, o que al menos, hablen con anticipación para indicar que no llegarán, así tendrás la oportunidad de recibir a otra persona. Si tus pacientes están conformes con tu trabajo y les impones “multas” por faltar sin previo aviso lo pensarán dos veces antes de faltar a una de sus citas.

No saben la importancia del apego al tratamiento

Algunos pacientes que no acuden a sus consultas, es porque no dimensionan la importancia del tratamiento médico hasta que se presentan los problemas de salud. Esto puede ocurrir a veces por la falta de comunicación entre el médico y el paciente, por lo tanto, debes dejar en claro cuál es la importancia de regresar al consultorio, así tu paciente sabrá que continuar con el tratamiento es de gran importancia para cuidar su salud.

La sala de espera está saturada

Para nada es agradable tener que esperar mucho tiempo dentro de un consultorio médico y si tu sala de espera está saturada, las personas no querrán perder su tiempo y buscarán otra alternativa, y esto a menudo puede ser culpa tuya. Una manera de reducir este problema es organizando mejor tus horarios de consultas, tratando de no excederte demasiado con cada paciente, salvo excepciones que requieran un poco más de tiempo. Administrar tu tiempo hará mas eficiente tu trabajo en el consultorio.