Por muy, muy buenas razones, los profesionales de la salud de todo el mundo se está preocupando en entender sobre la comunicación acerca de las vacunas del COVID. Como experto en comunicar para un propósito social te presento 4 formas de pensar (y mejorar) tu comunicación sobre el tema: para asegurarte que tus palabras estén en línea con los valores de tus pacientes y los tuyos propios.

1. ¿Qué tipo de persona estás tratando de ser o cómo suenas? Si estás escribiendo, ¿qué tipo de voz le estás dando a tu organización? ¿Cómo refleja esto tu lenguaje y tu posición personal al respecto? La comunicación es más que diseminar información. Y cuando se trata de vacunas, tu posición probablemente sea: ¡hazlo! Quizá estás hablando de la historia de tu organización, de la asistencia sanitaria y la salud pública. Y cuando se trata de vacunas, estas historias colectivas son complicadas.

No obstante, todos podemos caer en la trampa de pensar que nuestra forma de ver las cosas es normal o de sentido común. Entonces, cuando hables o escribas sobre vacunas, recuerda dónde te encuentras, cómo ves, cómo llegaste allí. Escuche atentamente a la próxima persona que escuche hablar. ¿Qué tipo de persona se revela a sí misma a través de su lenguaje?

2. ¿Qué tipo de persona crees que es tu paciente? O si estás escribiendo, ¿a qué tipo de personas crees que estás escribiendo? ¿Qué sueles pensar de las personas de ese grupo social? ¿Cómo refleja esto tu lenguaje? Las conversaciones sobre las vacunas pueden presentar desafíos debido a la polémica entre los grupos sociales que expresan interés en no vacunarse, que expresan escepticismo. Ahora, cuando tienes a la mayoría de los profesionales de la salud que están en #vacunación en equipo, ¡hay una especie de batalla presente! Piensa en la cantidad de publicaciones bien intencionadas que ha visto, presentaciones o charlas sobre vacunas, y cuántas de ellas están enmarcadas de manera antagónica.

El conflicto no es bueno para ninguna relación y puede atascar la comunicación. Una actitud de nosotros-contra-ellos también puede tener el efecto de poner en cortocircuito cualquier intento. Así que observa de cerca su idioma. Estate atento a cómo su elección de palabras o encuadre, incluso la dinámica de la conversación, podría reflejar involuntariamente prejuicios o estereotipos. Incluidos los de grupos sociales como los anti-vacunas o personas que se resisten a vacunarse. Aquí viene el tip: La próxima vez que escuches a alguien hablar en los medios, o leas una declaración de una organización, o incluso veas un anuncio, pregúntate ¿quién creen ellos que eres tú?. ¿Cómo se puede saber a través de la forma en que usan el lenguaje y las imágenes?

3. ¿Qué tiendes a asumir que la gente normal hace para mantenerse saludable? ¿Qué consideras como conocimientos, creencias y suposiciones normales sobre las vacunas y la vacunación?… a veces podemos enfocarnos en las debilidades percibidas de una persona o grupo, basándonos en lo que pensamos que es o debería ser normal. Esto corre el riesgo ser una perspectiva sesgada o de défict (es decir que no conecta y no sirve) y afectar tus posibilidades de ser útil. ¡La comunicación sobre las vacunas puede revelar diferencias en el conocimiento, las creencias y las suposiciones de las personas rápidamente! Y una vez que empiezas a pensar que no estás en la misma partitura que la persona con la que estás hablando o escribiendo, pueden surgir todo tipo de barreras mentales y emocionales. Esto se debe a que puede ser fácil considerar como problemáticas las formas en que otras personas entienden las vacunas o actúan sobre la información de salud, especialmente cuando no es lo que tú crees que es o debería ser normal. Tus suposiciones sobre lo que es normal informan el estilo y el contenido de tu comunicación. ¡A menudo inconscientemente! Así que estate preparado para mirar de cerca cuáles son tus suposiciones, porque están apareciendo en tus palabras te des cuenta o no.

4. Si la actitud de tu audiencia hacia las vacunas y las vacunas difiere de la tuya, ¿cómo o bajo qué circunstancias podría tener sentido su actitud? Este es quizás el más difícil de hacer, y el más importante punto, si realmente quieres educar y no solo dar conferencias.

Los profesionales de la salud como tú tienen las “mejores posiciones informadas” sobre vacunas y vacunas del planeta. ¡Se basan en décadas de investigación y algunos de los últimos avances científicos! El resto de nosotros, no especialistas, también andamos con ideas sobre vacunas o vacunas. Estas ideas pueden o no tener mérito científico, pero al igual que las tuyas, se basan en nuestras experiencias, nuestro conocimiento y nuestras comunidades. Las diferencias de ideas pueden parecer barreras para la comunicación. Pero, como poseedor de la información de los expertos, es parte de tu trabajo establecer la conexión entre dónde se encuentra tu audiencia y dónde te encuentras tú. Para hacer esto, necesitas saber dónde te encuentras, de ahí la pregunta número uno, pero también debes tomar en serio lo que esa persona o grupo piensa sobre el tema en cuestión: las vacunas.

Incluso por un momento, intenta encontrar como -al menos una parte- de su comprensión te hace sentido a ti. Cuanto más rápido puedas ver el sentido detrás de lo que agradece tu audiencia, más rápido podrás comunicar con ellos. Así que ten en cuenta que todo lo que digas a tu audiencia está relacionado con las suposiciones o creencias que ellos tienen. Y que estos supuestos o creencias tengan sentido para ellos.

Fuente:
Adaptado de la Dra. Anne Marie Liebel. Mas información:
https://healthcommunicationpartners.com/podcast/ten-minutes-patient-communication/communicating-vaccines-heres-4-reflective-practice-prompts/

Hari Camino es Director de Satya Social Purpose Communication Representante del Institute for Healthcare Advancement