●  Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.

Patrocinado por RB MJN

 

 

 

La tecnología ha transformado por completo el mundo y las actividades cotidianas hoy son distintas a como solían ser en el pasado. El apogeo de internet y los smartphones han propiciado una comunicación instantánea y desde cualquier lugar. De la carencia de información que existía antes, ahora se pasó a la saturación de datos. Pero lo más importante es conocer la manera en que eso influye en tus actividades diarias como médico.

En primera instancia, con el desarrollo de dispositivos médicos puedes ofrecer diagnósticos más certeros y en un menor tiempo. Es claro que se trata de beneficios que puedes aprovechar con tus pacientes. Aunque sin importar lo avanzada que sea la tecnología, nunca debes de olvidar que existen cualidades elementales que nunca deben faltar dentro de tus servicios.

Reglas de oro en la atención a pacientes

Ahora se vive un apogeo de videoconsultas médicas debido a la emergencia sanitaria. Es una alternativa que evita el contacto físico y por lo tanto ha ganado popularidad entre la población. Aunque lo cierto es que sin importar la modalidad en la que atiendas a los pacientes siempre debes mostrar respeto, amabilidad y empatía.

Por otra parte, no todas las consultas se pueden resolver a distancia porque en ocasiones se requiere de una revisión detallada a fondo. Además no todas las personas cuentan con acceso a internet o simplemente desean el trato directo de un médico.

Sin importar la modalidad en la que ofrezcas tus consultas, existen algunas reglas de etiqueta que debes respetar. A continuación te mencionamos las principales que deben prevalecer al momento de atender a los pacientes.

Ofrece un saludo inicial

Hoy ya no es necesario saludar de mano a las personas por todos los riesgos que implica; sin embargo, eso no implica que se olviden los modales. Al inicio de la consulta siempre debes de ofrecer unas palabras de bienvenida al paciente. Al hacerlo debes mirarlo directamente a los ojos y ofrecer un gesto sincero para que el resto de la atención fluya de forma correcta. Y al finalizar debes despedirte de la misma forma.

Exprésate de usted al paciente

Durante la consulta lo más adecuado es que le hables de usted al paciente. Es un acto de cortesía que demuestra el respeto que tienes por la persona que está al frente. No importa si se trata de un joven o de un adulto mayor. A menos de que él te indique lo contrario es una regla no escrita que debes seguir.

Muestra una actitud cordial y amable

El principal motivo por el que los pacientes no regresan con el mismo médico es porque no se sintieron a gusto la primera vez. Ofrecer un servicio indiferente y frío es una equivocación que muchos profesionales de la salud realizan de forma inconsciente. Más allá de los conocimientos técnicos, lo que importa es mostrar empatia y humanismo.

Evita cualquier tipo de retraso

Las necesidades de cada paciente son diferentes y no todas las consultas duran lo mismo. De hecho, en la mayoría de las ocasiones en que hay retraso no es culpa del médico. Si se llega a presentar una situación de este tipo, envía un aviso y ofrece una disculpa al inicio de la consulta.

Respeta la opinión de tu paciente

Finalmente recuerda que todos los pacientes son diferentes y no a todos les agrada lo mismo. Si alguno te comenta que no le gustó el servicio que le ofreciste, respeta su opinión. Nunca intentes discutir porque darás inicio a una incómoda e innecesaria batalla. La amabilidad y cortesía deben prevalecer en todo momento, en especial en los momentos más complicados.

●  Material dirigido solo a profesionales de la Salud

●  Información realizada para profesionales de la salud en territorio mexicano

●  Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.