Como médico sabes que existen documentos que debes conocer y uno de los más importantes está conformado por las Guías de Práctica Clínica. Desde la parte formativa es necesario adentrarse en ellas y repasarlas con frecuencias. Mientras que si quienes presentar el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM) entonces debe ser tu fuente de conocimientos porque de aquí se basan los casos. En tanto que en tu faceta profesional también las necesitas para poder atender a los pacientes con base en los lineamientos.

Actualmente existen 818 Guías de Práctica Clínica y su objetivo general es ayudar a mejorar la calidad de las decisiones dentro del consultorio. Al contener recomendaciones explícitas son un instrumento que facilita la atención al paciente. Pero así como ofrecen algunos aspectos positivos, también hay otros que causan incomodidad entre la comunidad médica.

Lo que no está en discusión es que se trata de una cantidad abrumadora de información. Por lo tanto es común que muchos médicos se confundan entre conceptos. Además el tiempo es un enemigo que se debe vencer. Por eso a continuación te compartimos cinco consejos que te van a permitir resumir de manera adecuada las Guías de Práctica Clínica.

Revisa el catálogo completo

El primer paso es revisar directamente la página de internet del Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud (CENETEC). Aquí vas a encontrar el catálogo maestro con todas las Guías de Práctica Clínica. Recuerda siempre consultar de manera directa porque aquí está la base de la información que necesitas.

Buscar por palabras específicas

Como lo puedes observar, la lista de guías es abrumadora. Por eso, dentro del portal revisa en la parte superior el buscador para que ingreses una palabra o palabras acerca del tipo de guía que buscas. Recuerda ser específico o de lo contrario te van a aparecer varias opciones y tal vez muchas de ellas no tienen relación con lo que te interesa.

Lee los documentos de evidencias y recomendaciones

Al encontrar lo que buscas da clic sobre la guía de tu interés y te van a aparecer varios archivos. Los más importantes y que son los que debes revisar son los de Evidencias y recomendaciones. En ambos está la información trascendental que necesitas.

Los siete aspectos que debes obtener de cada guía

Cada guía está conformada por una considerable cantidad de información. Leer cada una puede requerir meses y es una tarea casi imposible. Para que sea más sencillo te debes concentrar en siete aspectos específicos: definición, etiología, clasificación, epidemiología, clínica, diagnóstico y tratamiento. Por lo regular todos esos datos los vas a encontrar en la introducción y justificación. De cada una debes obtener esos conceptos y anotarlos en una hoja. Es la base en la que te debes de enfocar para repasar.

Revisa las recomendaciones de cada guía

Dentro de las guías de práctica clínica siempre vas a encontrar una parte de recomendaciones. Es otro aspecto en el que debes de poner atención porque contiene la información que debes seguir al momento de atender a un paciente. Además también es fundamental si tu objetivo es estudiar para el ENARM.

Los cinco pasos anteriores son fundamentales para cada una de las guías. Si los sigues de manera sistematizada vas a poder estudiar con mayor facilidad. Lo ideal es que de cada una cuentes con un resumen que leas de manera constante para que puedas comprender los conceptos. Además si lo vuelves un hábito vas a obtener un ahorro considerable de tiempo.