En ocasiones anteriores he hablado acerca de las redes sociales, desde “cómo usarlas para construir comunidades de atención médica” hasta “cómo utilizarlas en tus estrategias de marketing médico y farmacéutico”. Sin embargo, esta vez te voy a compartir los 5 errores en las redes sociales que debes evitar si quieres que tu practica médica o tu negocio en salud crezcan.

Como ya sabemos, tener un perfil de redes sociales ¡no es suficiente! (Eso lo platicaré más a fondo en otra columna) Las redes sociales pueden ayudarte a:

a) Aumentar tus resultados de búsqueda.
b) Atraer nuevos pacientes o clientes potenciales, segmentar y dirigir tu comunicación a pacientes ideales para servicios únicos.
c) Aumentar el tráfico a tu sitio web.
d) Aumentar el posicionamiento de tu marca.

El uso correcto de las RRSS pueden convertirse en una herramienta realmente poderosa para el marketing médico y farmacéutico, evitando algunos errores como los que comento a continuación.

1. Perfiles de redes sociales estancados

Una práctica médica es un negocio y, como cualquier otro, la satisfacción del cliente o paciente es un componente clave para su éxito. Más del 40% de los consumidores afirma que la información que se encuentra a través de las redes sociales afecta la forma en que tratan su salud. Un perfil inactivo podría ser el punto más perjudicial para tu negocio, ya que los pacientes y los pacientes potenciales que recibirían información desactualizada, por lo tanto, su primer acercamiento sería una mala experiencia. Imagina esto: Si un paciente te llamara al consultorio, ¿esperarías 6 meses para responder? ¡Por supuesto que no! Bueno, pues la misma regla se aplica a las redes sociales. Un perfil estancado refleja un servicio al cliente o paciente deficiente.

2. No todas las plataformas son para ti

¿Cómo sé cuáles son las plataformas de redes sociales adecuadas para mi práctica médica o mi negocio en salud? A veces, los médicos, o clínicas o distribuidores cubren el universo de las redes sociales y tienen todos los perfiles posibles, pensando que cuanto más mejor. Este NUNCA será el caso y te doy 2 razones de por qué:

a.) Tener perfiles en todas las redes sociales solo multiplica tus problemas. Si estás optando por trabajar tu marketing de redes sociales tu solo, además de dar consulta, o de vender tus productos médicos, te anticipo que optarás por dejar alguna de estas cosas relegadas, y por simple deducción serán los perfiles de redes sociales. Esto significa que tendrás perfiles estancados, o formatos incorrectos en tus diversas plataformas, información incorrecta, repetida o desactualizada, y muy seguramente ninguna estrategia de publicación.

b.) No todos los perfiles son para ti. Date un tiempo para analizar a tu público objetivo (patient persona) al que prestas tus servicios, y correlaciona eso con las plataformas que mejor se alinean con él. Los diferentes sitios de redes sociales tienen diferentes datos demográficos, conoce un poco sobre las estadísticas de los perfiles. Elije los sitios que mejor se adapten a tu grupo demográfico. Créeme que si analizas a tu publico objetivo, y te das un tiempo para visualizar tus estrategias, te darás cuenta que tener perfiles en todas las redes sociales solamente será una pérdida de tiempo, recursos y dinero.

3. No responder a las opiniones negativas

Es probable que suceda la temida mala crítica. Nunca es bueno recibir una mala crítica, ¡pero es PEOR ignorarla! El hecho es que es más probable que las personas escriban una crítica negativa que una positiva. Y lo que tienes que hacer es pensar que esta es una oportunidad para convertir “limones en limonada”. Si se publica una opinión negativa, responde inmediatamente (y sí, debes tener un protocolo adecuado para responder). De hecho, el 70% de las personas que escriben una reseña negativa esperan recibir una respuesta casi inmediata. Y cuando respondes a un comentario negativo, estas demostrando tu profesionalismo y cuidando la satisfacción del paciente, créeme que muchas veces el responder rápido y asertivamente puede cambiar la perspectiva de la persona con la que estás hablando.

4. Dar asesoramiento médico

Este es un INMENSO NO. No puedes darle consejos médicos a una persona en tus sitios de redes sociales. Las redes sociales son una gran herramienta para conectarse con pacientes y compartir información, pero no olvides que tu práctica médica es un perfil profesional. Y como profesional de la salud, NO tratas, diagnosticas ni das consejos médicos a través de las redes sociales. Si un paciente te pide un consejo médico, asegúrate de responder de acuerdo a las regulaciones y leyes de COFEPRIS (o de la autoridad sanitaria correspondiente a tu país). Siempre será mejor invitarlo a visitarte en tu clínica o consultorio para brindarle el servicio como debe de ser.

5. No publicar regularmente

Tus redes sociales están ahí para educar, interactuar y generar lealtad de pacientes o clientes nuevos y existentes. Si quieres que tus pacientes potenciales y pacientes actuales sigan visitando tus perfiles de redes sociales y tu sitio web, asegúrate de publicar de manera constante. Al proporcionar contenido nuevo con regularidad, será mucho más probable que interactúen, compartan y se conviertan en embajadores de tu marca. Solo tienes unos segundos para captar la atención de un cliente leal. La forma de asegurarse de continuar haciéndolo una y otra vez es entregar algo de valor, de manera consistente, cuándo y dónde tus pacientes o clientes lo deseen.

Las redes sociales son una de las mejores herramientas que existen cuando se trata de estrategias de marketing de atención médica, dental o farmacéutica. Pero es muy importante comprender los entresijos de utilizarlas. Existen muchas ofertas de redes sociales que la mayoría de los usuarios ni siquiera conocen o no tienen el conjunto de habilidades para ejecutar. En mi experiencia, la mayoría de los médicos o especialistas en la salud, saben que las necesitan, pero realmente no ven el valor. La razón por la que se sienten así es porque lo están haciendo mal. Y esto sucede porque estamos muy familiarizados con las redes sociales, pero como profesional de la salud careces de las habilidades necesarias para ejecutarlas; lo cual nos lleva a la frustración y por ende a cometer estos errores. Ahora que ya lo sabes, recuerda: analiza a tu público objetivo y céntrate solo en la red social que tu publico utiliza. Por ahora, esta columna se acabó y ahora es tu turno de tomar acción.

Rene Cisneros Poireth es consultor de marketing con más de 10 años de experiencia en la creación de estrategias integrales de mercadotecnia y publicidad, infraestructuras comerciales, crecimiento de marca y optimización de campañas multicanal. Se especializa en Healthcare Marketing, por lo que ha apoyado a médicos, clínicas, hospitales, farmacéuticas y compañías afines al sector de la salud para alcanzar exitosamente sus objetivos de negocio. Es un apasionado por la enseñanza y eterno aprendiz.