La atención a pacientes implica un trato cordial y amable. En todo momento se debe tener presente que enfrente se tiene a una persona y no a un objeto. Son aspectos básicos que marcan la diferencia entre tú y los demás. Si realmente quieres generar una relación a largo plazo debes poner esmero en todos los detalles y así ofrecer un servicio integral. Por eso, además de todos los conocimientos que adquieres en la universidad también es necesario aplicar técnicas de relaciones personales.

Ahora bien, pensar que en el momento en el que el paciente abandona el consultorio se termina la consulta es un error. También es necesario la correcta captura de datos para completar su expediente clínico. Y eso no es todo porque además se requiere de un correcto seguimiento del tratamiento para buscar una pronta recuperación.

En ese sentido, desde el momento en el que redactas la receta es pertinente que hables con el paciente de forma directa. De manera calmada le debes explicar la parte general del tratamiento para evitar que cometa errores. No importa que las indicaciones se encuentren escritas en el papel porque si tú las lees disminuye la probabilidad de errores en el consumo de los fármacos.

Duración total del tratamiento

Para fomentar una correcta prescripción, no olvides decir el tiempo de consumo de cada medicamento y la duración total del tratamiento. Le debes indicar al paciente que no lo suspenda inclusive si nota una mejora porque podría ser temporal y no total.

Función de cada medicamento

Por lo regular se suelen recetar dos o más fármacos al paciente. De cualquier forma, debes explicar el funcionamiento de cada uno y el motivo por el que lo recomiendas. En esta parte recuerda utilizar un lenguaje sencillo para evitar confusiones. Tú dominas la terminología médica pero los demás no.

Dosis de cada fármaco

De manera similar al punto anterior, menciona de manera clara la dosis que el paciente debe consumir de cada medicamento. Cuando lo hagas pregunta a la persona si entendió tus indicaciones y aclara en el momento cualquier duda. Aunque parece algo obvio, la mayoría de los errores en el seguimiento de tratamientos ocurre por confusiones dentro del consultorio.

Contraindicaciones del tratamiento

En muchas de las ocasiones existen recomendaciones que los pacientes deben seguir durante el consumo para mejorar la efectividad. Si se recomienda evitar ingerir cierto tipo de alimentos o bebidas lo debes de mencionar y escribir en la receta.

Posibles efectos secundarios

Durante toda la consulta debes ser totalmente claro y sincero. Por tal motivo, si existen algunos riesgos por el consumo de algún medicamento los debes de mencionar.