Desde hace poco más de un año se vive la pandemia más grave del último siglo. El problema se mantiene activo y con un riesgo latente a presentar un aumento de contagios. Aunque una fuerte diferencia es que la tecnología ya permitió desarrollar vacunas contra la Covid-19. De hecho existen al menos och disponibles en la actualidad y otras tantas en fases finales de desarrollo. El objetivo de todas es evitar cuadros graves de la enfermedad y así disminuir al mínimo la probabilidad de muerte.

Ahora bien, dentro de las opciones actuales hay una que ha llamado la atención. Se trata de la vacuna ARNm y sus principales representantes son las de Pfizer y Moderna. Ambas funcionan con una nueva tecnología que permitió su desarrollo en un tiempo mínimo. Aunque por lo mismo existe una fuerte desconfianza entre la población.

Al respecto, la Dra. Graciela Morales, Líder de Asuntos Científicos y Médicos para Mercados Emergentes de la División de Vacunas de Pfizer, respondió a los cinco principales mitos que existen sobre esta inmunización. Es muy importante que aclares esta información en tus pacientes porque es la clave para otorgar certidumbre en estos momentos.

El ARN modifica el ADN

La vacuna de ARN mensajero (ARNm) contra la Covid-19 no modifica ni interactúa con el ADN de ningún modo. La vacuna lleva instrucciones a las células para generar una proteína que desencadena una respuesta inmunitaria.

El ARNm de la vacuna permanece en el citoplasma y nunca ingresa al núcleo de la célula que es donde se encuentra el ADN.

La evidencia indica que el ARNm permanece en el citoplasma aproximadamente nueve días, tiempo suficiente para que la célula transcriba las instrucciones y genere la proteína que va a presentarse como antígeno para estimular la activación del sistema inmune.

Pacientes que ya se infectaron no deben recibir la vacuna

No. Todas las personas deben vacunarse sin importar si ya se infectaron o no. el motivo es porque todavía no se ha determinado con exactitud la duración de los anticuerpos que se generan al superar la enfermedad.

La única instrucción actual es que debe transcurrir un período de al menos 14 días después de haber dado negativo a la prueba PCR para recibir la inmunización.

La vacuna ARN contiene el virus

Es incorrecto. La vacuna de ARNm no contiene el virus SARS-CoV-2 porque lo que se administra es el código de la proteína de superficie del virus que, al ser descifrado por la célula, estimula la producción de esta proteína que luego se presenta como antígeno al sistema inmune.

La vacuna de ARN causa problemas de infertilidad

Es falto. Actualmente no hay datos que demuestren que los anticuerpos generados por la vacuna de ARNm causen problemas de infertilidad ni sugieren que sea un efecto secundario de alguna otra vacuna.

Por lo tanto, las personas que están en búsqueda de procrear y formar una familia pueden vacunarse contra la Covid-19.

El tiempo récord de fabricación de la vacuna la vuelve insegura

También es una mentira. La vacuna de ARNm se desarrolló en un período corto debido a la obvia necesidad de abordar la amenaza a la salud pública por la pandemia.

La reducción de los tiempos de desarrollo es el resultado de los avances tecnológicos para mapear el ADN del virus y del uso de plataformas de vacunas creadas para otras enfermedades que estaban en funcionamiento para concretar y probar la inmunización.

El proceso de los ensayos clínicos se aceleró al inscribir a más personas en las pruebas para mejorar la recopilación rápida de datos y el análisis más temprano de información referente a la seguridad sobre poblaciones demográficamente diversas. Eso también aceleró el proceso de revisión, mientras que el tiempo de entrega y distribución se acortó al permitir que la fabricación tuviera lugar mientras se aprobaba la vacuna y no después.

Aunque un aspecto muy importante es que un tiempo de desarrollo y revisión más corto no implica que las vacunas sean menos seguras.