Tú sabes muy bien todos los obstáculos que debiste superar para convertirte en médico. Se trata de la carrera más extensa que existe y se requieren al menos 6 años para poder adentrarte al campo profesional. Aunque al mismo tiempo hay personas que, sin una formación académica o un sustento científico, afirman que pueden curar enfermedades. Aunque su intensión no sea directamente dañar a la Medicina, al final representan un riesgo que pone en peligro la salud de los pacientes.

A pesar del avance de la tecnología y los avances que se han conseguido, la llamada medicina alternativa se mantiene presente en nuestro país. De hecho, el Dr. Jorge Alberto Álvarez Díaz, profesor de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), afirmó que el 77 por ciento de la población de México cree en pseudoterapias o intervenciones mágicas para curar una enfermedad. Mientras que el 45.8 por ciento considera a los investigadores dueños de un poder que los hace peligrosos debido a sus conocimientos científicos.

Ciencia vs medicina alternativa

Añadió que a pesar de la opinión de las personas, sólo la ciencia, a partir de ensayos clínicos para encontrar tratamientos específicos y eventualmente una vacuna, junto a las mediaciones sociales basadas en discernimientos objetivos y verificables, son la solución contra problemas como la pandemia de Covid-19. En cambio, otras alternativas naturistas no ofrecen beneficios cuando se trata de adversidades que ponen en riesgo la salud pública a tal nivel.

Ahora bien, el problema no sólo abarca esta nueva cepa de coronavirus sino cualquier malestar en general. A la fecha persiste la creencia de que métodos alternativos pueden ofrecer la misma eficacia que los medicamentos convencionales. A partir del tipo de enfermedad que se trate, el propio paciente pone en peligro su integridad al quedar expuesto y propiciar que la molestia continúe o empeore.

Combatir la infodemia

Por su parte, el especialista refirió que también es de suma importancia que la gente disponga de bases científicas y técnicas contra la infodemia, un término utilizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para definir la sobreabundancia y propagación veloz en los medios de contenidos falsos, cuyo origen debe ser identificado antes de compartirlos, además de consultar fuentes oficiales o recurrir, por ejemplo, a PadMed, un repositorio de miles de publicaciones y millones de artículos.

El ganador del Premio a la Excelencia en Salud Interamericana en Bioética 2007 refirió que hasta el sábado 18 de abril, el concepto Covid-19 arrojaba cinco mil 112 artículos y SARS-CoV-2 dos mil 122, a la vez que todos los días aparecen textos nuevos sobre virología y epidemiología, entre otros campos del saber.

La revista Nature, una de las más prestigiosas a nivel internacional, reveló en fechas recientes que el Covid-19 ha sido producto de un proceso evolutivo y no de una creación en laboratorio a cargo de un inventor. Sin importar todo lo mencionado, las personas mantienen una postura de indiferencia ante el problema y consideran que no hay necesidad de protegerse.