Acciones que realiza el gobierno mexicano para proteger la salud cardíaca, ¿es suficiente?

642

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) representan una de las principales causas de muerte en México, la Secretaría de Salud (SSa) registra que 121 mil mexicanos mueren por consecuencia de una ECV, esto es más frecuente entre los hombres de 40 años de edad y las mujeres de 50. Situación que el gobierno mexicano contraataca por medio de campañas preventivas que tienen por eje la transformación de los hábitos de vida del mexicano, por medio de un régimen alimenticio sano y la eliminación del sedentarismo.

Acciones del gobierno para cambiar la conducta de riesgo

El gobierno mexicano promueve un conjunto de iniciativas para que los habitantes adopten las medidas preventivas como una alimentación sana, realizar alguna actividad física, así como evitar el consumo de sal, alcohol y tabaco. Apostando por mejorar la educación y el cambio de conducta de riesgo y no por el consumo de fármacos.

La Cruz Roja Mexicana estima que el 70 por ciento de los taques cardíacos ocurren en casas y espacios públicos, sólo el 5 por ciento recibe Reanimación Cardiopulmonar (RCP) de manera extrahospitalaria. Por lo cual el gobierno de la Ciudad de México en alianza con la Cruz Roja Mexicana realizaron, el pasado 7 de mayo, un entrenamiento público y masivo en Reanimación Cardiopulmonar (RCP); incluso en el Estado de México la American Heart Association imparte el curso de ‘Reanimación Cardiovascual básica y avanzada’ con el respaldo de la Secretaría de Salud.

Al mismo tiempo se realizan un conjunto de acciones para motivar la prevención de enfermedades cardiovasculares, por medio de la participación de algunas instancias médicas tanto públicas como privadas y dentro de las cuales destacan las siguientes actividades.

El gobierno cuenta con campañas dirigidas a la población y al profesional de salud

La campaña ‘Más vale prevenir Checate, mídete y muévete’ promueve que la población mejore sus hábitos de alimentación, acuda a consulta médica de manera regular y haga ejercicio constantemente. Esto con la finalidad de reducir el sobrepeso, uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

Las acciones de la SSa benefician a todas las regiones mexicanas, es por eso que realizó, en conjunto con el IMSS, el ISSSTE y otras instituciones públicas, algunas guías útiles para todos los profesionales de la salud al momento de requerir alguna recomendación con respecto a su intervención para atender una complicación cardíaca.

guias-ssa

Imagen: Instituto Mexicano del Seguro Social

Cada año realizan la Semana Nacional del Corazón Saludable, que en el 2017 se lleva acabo del 25 al 30 de septiembre, en la cual participan 12 mil unidades disponibles para atender a los pacientes de todo el país.

Participación del IMSS e ISSSTE

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuenta con campañas preventivas, sobre todo a través de Internet, por medio de la difusión de algunos archivos digitales para informar a la población sobre el cuidado de la salud cardíaca, ofreciendo la solución a las preguntas frecuentes. En donde sobresalen la Guía para la Promoción de Salud dirigida a los adolescentes, así como recursos visuales de carácter informativo.

Asimismo dentro de las acciones que promueve el director general del IMSS, Mikel Arriola, como parte de la Estrategia Integral para Fortalecer la Atención Médica, incluye el desarrollo de ‘Código Infarto’ una aplicación móvil para que toda persona, que se encuentre el riesgo de un paro cardíaco, reciba atención inmediata con sólo presionar el botón de emergencia.

Por su parte el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE) cuenta 249 cardiólogos y 65 cirujanos cardiovasculares, distribuidos en 139 unidades médicas de segundo y tercer nivel de atención. Atendiendo principalmente la cardiopatía isquémica, hipertensión arterial sistémica, arritmias cardíacas, alteraciones de la conducción y cardiopatías congénitas.

Principales acciones del gobierno en la Ciudad de México para prevenir las ECV

En la Ciudad de México se estima que cada año 45 mil personas sufren un paro cardíaco y por consecuencia la muerte súbita, incluso la autoridades de salud han mencionado que el 80 por ciento de casos pudieron salvarse con un diagnóstico temprano. Es por eso que el gobierno cuenta con un programa de chequeo gratuito que se realizará dentro de las 16 delegaciones.

Asimismo se calcula que el 92 por ciento de los pacientes que presentan un infarto agudo al miocardio mueren antes de llegar al hospital, por falta del personal con el conocimiento de reanimación cardiopulmonar. Es por eso que se realizó el curso masivo mencionado anteriormente.

Además con el Programa Monitor Cardiopulmonar se distribuyeron 146 equipos de electrocardiografía, que forman parte de una inversión federal para mejorar la infraestructura e insumos de los Centros de Salud. Mediante estos equipos han realizado 3 mil 788 estudios de electrocardiograma que agilizó el traslado, de hasta ahora 16 pacientes, a quienes se les detectó alguna anomalía cardíaca, para ser atendidos en la Unidad Coronaria del Instituto Nacional de Cardiología y así lograr su intervención temprana.

Creación de espacios cardioprotegidos

A estas acciones se suma el uso de espacios cardioprotegidos en centros comerciales y gimnasios, en el que se adaptan Desfibriladores Externos Automáticos y el trabajo del personal capacitado. Esto es posible con las aportaciones de la empresa Schiller, por medio de sus donaciones de equipo, así como el apoyo de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) al sumarse a la iniciativa.

Actualmente hay 26 gimnasios, de la empresa Sport World, certificados como espacios cardioprotegidos, por la Secretaría de Salud de la Ciudad de México.

El gobierno mexicano realiza este conjunto de acciones para promover el cambio del estilo de vida de la población, sin embargo es necesaria una mayor difusión. Asimismo se requiere de mayor información con respecto a la cantidad de insumos médicos y profesionales de la salud especializados en la atención de las enfermedades cardiovasculares con relación al total de la población vulnerable a estos padecimientos.