En México, el diseño de prótesis es particularmente intenso. No solo se crean dispositivos de alta sofisticación tecnológica. También hay expertos nacionales que recurren a materiales alternativos para reducir su precio e incrementar el alcance. Ahora, estudiantes de la Universidad Veracruzana (UV) han hecho su aportación. Un aparato que podría cambiar la vida de muchos pacientes.

Se trata de una prótesis robótica para pacientes que han perdido la mano. De acuerdo con Notimex, el dispositivo es capaz de interpretar las señales eléctricas del cerebro. Gustavo Barrios Sierra, parte del equipo que desarrolla este aparato, afirma que se trata de una actualización. El proyecto inicial fue emprendido por la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (FIME). Con su nuevo prototipo, pretenden mejorar la sensación y estilo de vida de las personas.

[Esta prótesis de mano mioeléctrica interpreta las señales a partir de la electricidad generada por los propios músculos de la persona al moverse]. Queremos que los pacientes tengan la sensación [que el dispositivo] es realmente parte de ellos. Que sea menos invasiva y no se deba flexionar todo el brazo para sujetar los objetos.

Una prótesis de segunda generación

La primera versión del dispositivo fue terminada en diciembre de 2017. Entonces el líder del proyecto fue Luis Enrique Escobar Jiménez. La prótesis era mecánica y se le fue adaptada a un joven paciente de 7 años que perdió la mano. Barrios Sierra tomó el concepto de su compañero de la UV y semiautomizó algunos elementos. En el proceso, agregó componentes eléctricos.

En la versión de Escobar Jiménez, el paciente debía flexionar todo el brazo para que la mano mecánica pudiera contraer los dedos y tomar objetos. La prótesis mejorada de Barrios simplifica el proceso. Mediante una placa de circuitos, interpreta las señales mioeléctricas del músculo para hacer el movimiento. Después envía una señal a un motor interno. El sistema gira un número determinado de grados, jala los tendones y permite al paciente cerrar la extremidad artificial.

Barrios Sierra afirmó que utilizó impresión 3D para construir la prótesis. De esta forma, cuando se dañe algún componente de la mano, se puede reemplazar fácilmente. A largo plazo, también podría usarse la tecnología para una producción masiva del dispositivo. El equipo también busca cómo hacer más inteligente el aparato. Esto, con el objetivo de darle mayor control al paciente.