AMLO y la salud: De la CDMX a la República Mexicana

0
760

Finalmente Andrés Manuel López Obrador fue elegido como presidente de México para el sexenio 2018-2024. Con la convicción de ser el presidente electo más votado en la historia del país, el político tabasqueño se ha comprometido a cumplir sus múltiples compromisos adquiridos con la ciudadanía, objetivo para el cual ha sostenido diversas reuniones con agentes claves de los diferentes sectores de la sociedad mexicana.

Dentro de las citadas iniciativas propuestas por López Obrador, existen varias orientadas a mejorar el sistema de salud. De hecho, con el apoyo del Dr. Jorge Alcocer, designado para convertirse en el próximo titular de la Secretaría de Salud (SSa), el presidente electo pretende “construir el mejor sistema de salud”, o al menos así lo establece en su portal web MorenaSalud.org. El proyecto, en extremo ambicioso, abarca diversos rubros, los cuales van desde la salud reproductiva y nutrición infantil, hasta el financiamiento a la investigación y cobertura universal.

Si bien es cierto que el tabasqueño cuenta con un largo camino recorrido en la política nacional, también es cierto que su carrera dentro de la gestión gubernamental es relativamente corta. No obstante, Andrés Manuel ya tuvo la oportunidad de comandar una administración donde, también bajo enormes promesas, se propuso reformar un sistema de salud que respaldaba a varias decenas de millones de mexicanos, pero… ¿exactamente qué fue lo que hizo el tabasqueño por la Ciudad de México durante su gestión? y, más importante aún, ¿qué nos indica su desempeño como jefe de gobierno de la capital (hace casi 20 años) sobre su inminente ascenso al poder?

Las promesas de AMLO a la capital

Cuando Andrés Manuel López Obrador asumió el cargo como jefe de gobierno del entonces Distrito Federal presentó su Programa General de Desarrollo para la capital. En aquel documento, el cual se encuentra todavía disponible a través del Sistema de Información del Desarrollo Social (Sideso), el tabasqueño realizó las siguientes promesas:

  1. Ampliar servicios de salud para una cobertura completa de calidad a la población no-asegurada.
  2. Garantizar más recursos financieros del gobierno federal.
  3. Tener plena decisión sobre programas y recursos.
  4. Integración del primer y segundo nivel de atención.
  5. Firmar convenios con hospitales de alta especialidad.
  6. Construcción de centros de salud y hospitales, particularmente en las zonas de mayor pobreza.
  7. Reforzar la protección contra riesgos colectivos con sistemas de vigilancia epidemiológica más fuertes y acciones de intervención rápida para evitar epidemias e intoxicaciones masivas.
  8. Intensificar la prevención y promoción de salud, con ayuda de instituciones de seguridad social.
  9. Establecer comités de salud con organizaciones civiles para reforzar la participación ciudadana.
  10. Proveer servicios médicos y fármacos gratuitos en centros de salud y hospitales de gobierno.
  11. Integrar y dar mantenimiento a servicios y centros de salud, así como crear un sistema de atención a urgencias.
  12. Crear un programa de pensión universal para adultos mayores con apoyo económico a alimentos y medicinas, así como visitas domiciliarias de asistencia social y médica.
  13. Dignificar y hacer más competente la atención médica, mediante consensos con profesionales de la salud y sus sindicatos.

Logros y victorias

En noviembre de 2006, la Secretaría de Desarrollo Social capitalina (SDS) emitió, a través del Consejo de Desarrollo Social, un recuento de la política social de AMLO durante su administración, documento también disponible en el Sideso, y donde se incluyen los resultados de sus propuestas en materia de salud.

La principal victoria de AMLO en términos de salud fue la instauración del Programa de Servicios Médicos y Medicamentos Gratuitos (PSMMG), también conocido como Programa Gratuidad, el cual alcanzó una cobertura de de 887 mil familias, el 96 por ciento de la población objetivo. La iniciativa, elevada a nivel de ley en 2006, supuso ahorros por 2 mil 872 millones de pesos a la población beneficiaria entre 2002 y 2005.

Otro gran logro de López Obrador en materia de salud lo constituye el proyecto de apoyo universal  a adultos mayores. En éste se incluyó una pensión alimenticia, así como gratuidad médica, promoción de la salud y visitas domiciliarias. Cabe destacar que para 2005 el programa ya había dado cobertura a 381 mil 500 ciudadanos, equivalente al 97.98 por ciento de la población objetivo. También se elevó la iniciativa a ley en 2003.

En este mismo tenor, para enero de 2006 López Obrador firmó un convenio con la Secretaría de Salud (SSa) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). En este nuevo acuerdo se cedía al gobierno del D.F. (GDF) control total sobre el fomento y control de la salubridad. El punto, pendiente en el Convenio de Coordinación para la descentralización de 1997, reafirmó la independencia de la capital frente al poder federal.

De tal modo, con el PSMMG y el Seguro Popular, se lograron compilar 249 atenciones en el Catálogo Universal de Servicios Esenciales de Salud (Causes), cuya administración fue asignada a la Secretaría de Salud del Distrito Federal (Sedesa), la cual los gestionó a través de una red integrada de centros de salud y hospitales generales.

Por otra parte, Ana Cristina Laurell, titular de la Sedesa durante la administración de AMLO, gestionó la realización de 7 proyectos de infraestructura, mismos que se sumaron a las 246 unidades de atención heredadas. Dichos proyectos fueron: 2 hospitales (el General de la Álvaro Obregón y el de especialidades Belisario Domínguez), una clínica comunitaria (Santa Catarina) y  cuatro centros de salud.

Además de las obras de infraestructura antes citadas, Laurell también supervisó el proceso de mantenimiento y actualización de las instalaciones existentes, logrando la renovación de 24 de los 26 hospitales generales heredados, así como todos los centros de salud y una de las clínicas comunitarias. El proyecto, además, incluyó la adquisición de nuevo equipo e instrumental médico.

Otros proyectos emprendidos por el GDF durante la administración de AMLO fueron el inició de la colecta de datos sobre enfermedades crónico degenerativas y la fundación del Sistema Integrado de Urgencias Médicas (SIUM).

En el ámbito de la prevención, Andrés Manuel desarrolló el Programa de VIH/Sida de la CDMX y sostuvo mil 738 eventos de difusión de salud con ayuda (y presencia) de la ciudadanía.

Únicamente tomando en cuenta los compromisos que especificó al inicio de su mandato, AMLO concretó 9 de sus 13 promesas en salud durante su mandato en el D.F.

Pendientes y resultados a medias

Aunque Andrés Manuel López Obrador prometió una mayor partida presupuestal para salud por parte del gobierno federal, el tabasqueño no consiguió que la administración de Vicente Fox aumentara su presupuesto. Si se comparan los registros económicos del D.F. para 2001 y 2006el incremento en el flujo de dinero proveniente del régimen panista fue de poco más del 7 por ciento anual, atribuible al efecto inflacionario natural.

Otro pendiente de la administración de AMLO en materia de salud fue la firma de convenios con hospitales privados de alta especialidad. De hecho, el Consejo de Desarrollo Social, afirma que todas las enfermedades catastróficas, así como todos los servicios contemplados en el Causes, fueron atendidas por instituciones federales, con la excepción de las correspondientes a tratamientos antirretrovirales de VIH/Sida.

Por otro lado, su participación con la ciudadanía fue limitado. Fuera de los eventos de difusión, el Concentrado de Asambleas de la Dirección General de Participación Ciudadana no listó reuniones vecinales dedicadas a salud, aparte de las que trataron temas de adicción en paralelo. En este punto cabe señalar que la Sedesa sí participó en el Consejo de Desarrollo Social (que coordinó el Programa Gratuidad y el de pensiones), pero no hubo más actividades con la población en el ámbito médico.

Finalmente, no existe registro de acercamiento alguno con profesionales de salud o sus sindicatos. No obstante, los trabajadores afiliados al sindicato de Sedesa participaron en la desincorporación masiva de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) en 2003. Empero, esto respondió a un conflicto interno y no a desacuerdos con la administración del GDF.

AMLO para presidente: Una visión retrospectiva

Al evaluar el desempeño de AMLO como jefe de gobierno de la CDMX existen dos tendencias. Los proyectos que dependían únicamente del GDF dieron resultados gracias a una buena ejecución de su equipo de trabajo. Por otra parte, los aspectos donde era necesario pactar con otros agentes del entorno (entiéndase gobierno federal, sindicatos, iniciativa privada, etc) quedaron a deber.

De tal forma, quizás podamos esperar que aquellos proyectos que únicamente dependan únicamente de la administración federal tengan éxito, pues durante su periodo al frente del GDF, López Obrador demostró ser un líder eficaz, capaz de entregar resultados de gran complejidad financiera y además con logros excedentes en su presupuesto.

No obstante, una vez más las promesas efectuadas por su administración seguramente correrán riesgo cuando sea incapaz de coordinarse con el resto de los agentes, e incluso en dichas situaciones parece que la futura administración contará con la ventaja.

Por otra parte, como líder del gobierno federal y con un Congreso de la Unión rebosante en miembros de su partido, es poco probable que enfrente oposición dentro de los poderes ejecutivo (a nivel local) o legislativo. Sin embargo, Andrés Manuel podría experimentar algún tipo de presión por parte de los gobiernos estatales controlados por los partidos de oposición.

Po si fuera poco, López Obrador contará con el apoyo de la ciudadanía, algo que quedó demostrado durante las elecciones del pasado mes de julio. Si acaso, su mayor freno en el rubro salud será la dificultad de crear comisiones especiales en salud cuando otros temas políticos y económicos tengan más atención y tracción.

Del mismo modo, López Obrador ha buscado pactar con la iniciativa privada, la cual se encuentra incluso más abierta a negociar desde su virtual victoria al término de la jornada electoral. Así, de mantener este acercamiento con el sector médico, no debería de existir ningún impedimento para cumplir con sus promesas en materia de salud. La academia también parece apoyarlo, por lo que estos agentes tampoco se perfilan como una posible barrera para sus metas.

En resumen, la política de salud de AMLO parece prometedora, aunque únicamente basándonos en su desempeño dentro de la CDMX y en las nuevas condiciones que goza al estar a la cabeza del gobierno federal. El tabasqueño tiene todas las de ganar, siempre y cuando cumpla con todos los compromisos con los que llegó al poder; ya sean médicos, sociales, políticos o económicos.

Sin embargo, siempre existe un pero. Durante una gira por Nayarit, el tabasqueño afirmó que, aunque pretende cumplir todas las promesas que ha realizado, será una tarea complicada porque el país lleva en bancarrota durante más de 30 años. Irónicamente, semanas antes declaró que el país que heredaría de Enrique Peña Nieto sería uno con estabilidad y sin crisis económica.

Taboola