A lo largo de los últimos años las enfermedades cardiovasculares han mostrado un peligroso aumento a nivel global. A la fecha se trata de la primera causa de muerte y tan sólo en México es responsable del 54 por ciento de los fallecimientos registrados. Aspectos como el estilo de vida basado en el sedentarismo y hábitos como el tabaquismo y el alcoholismo tienen una relación directa con el fenómeno que hoy se vive.

Por lo anterior es que de manera constante se trabaja en alternativas que ayuden a enfrentar este grave problema. Pero ahora, un trabajo publicado en el Journal of the American Heart Association ha identificado que la asociación entre una alteración de la microbiota intestinal y enfermedades cardiovasculares como la hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca y aterosclerosis abre la posibilidad de un diagnóstico más oportuno mediante el análisis de heces a través de Inteligencia Artificial.

Nuevas formas de identificar enfermedades cardiovasculares

Mediante la comparación por medio de machine learning de diferentes análisis de muestras fecales de 478 pacientes y 473 voluntarios sanos, investigadores de la Universidad de Toledo en Estados Unidos identificaron perfiles característicos de estas enfermedades y observaron una diferencia muy importante entre ambos grupos en cuanto a la abundancia de 39 bacterias intestinales.

De acuerdo con este estudio, los científicos diseñaron un algoritmo dirigido específicamente a 25 familias bacterianas de la microbiota intestinal que permitió discriminar los dos grupos con una precisión de 70 por ciento, apenas inferior a la del método convencional que, si bien es capaz de diagnosticar 76 por ciento de los casos, necesita una gran cantidad de datos clínicos: edad, sexo, tabaquismo, tensión arterial, concentración de colesterol, etcétera.

Por el momento, el acceso a algunos de estos datos para el diagnóstico de estas enfermedades requiere una serie de exámenes tediosos y costosos, como análisis clínicos, electrocardiogramas, radiografías de tórax, ecocardiogramas y otros, lo que hace que el uso de la inteligencia artificial para el diseño de un test diagnóstico basado en la composición de la microbiota intestinal sea una opción a considerar en el futuro.

Según los autores, el aprendizaje automático de un desequilibrio en la microbiota intestinal característico de las enfermedades cardiovasculares ofrecería un diagnóstico potencial muy prometedor en el contexto de un chequeo médico regular.

Por su parte, cálculos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) proyectan que para 2030 casi 23.6 millones de personas morirán de alguna enfermedad cardiovascular, por lo que seguirán siendo la principal causa de muerte. En tanto que actualmente más de 75 por ciento de las muertes por estos padecimientos se producen en países de medianos y bajos ingresos como México.