Dentro del ámbito médico el fentanilo suele ser común en cierto tipo de cirugías. Tiene una potencia superior a la morfina pero en dosis adecuadas funciona para tranquilizar el dolor. Mientras que su uso incorrecto puede conducir al suicidio y por eso es un opioide controlado. Su adquisición está limitada a cierto tipo de personas y siempre con estrictos criterios para evitar que se utilice de manera equivocada.

En ese sentido, ahora hay una fuerte discusión en nuestro país por la detención de una anestesióloga a la que se acusa de narcotráfico e inclusive podría pasar varios años en la cárcel. Todo se originó por una confusión entre las autoridades pero hasta el momento hay muchos aspectos por aclarar.

Acciones buenas que se pueden malinterpretar

La afectada es la especialista Marisa Brito, quien labora en un hospital privado en Guerrero. Como lo menciona, lo cotidiano es que todos los fármacos que requiere para sus pacientes se los proporcione el nosocomio, en especial cuando se trata de opioides tan potentes.

Fue a partir del inicio de la pandemia que se presentó un severo desabasto de medicamentos y a la fecha es un problema que no se ha solucionado. Ante este panorama y debido a que tenía programa la operación de rodilla de una paciente se hizo evidente que requería de fentanilo. Debido a que el hospital no tenía dosis la médica decidió actuar por su cuenta.

Lo que la motivó fue ayudar a sus pacientes y por eso compró seis ampolletas a través de un distribuidor en internet. Por ese simple hecho ahora la Fiscalía General de la República (FGR) la acusa de narcotráfico.

Aunque la anestesióloga ha demostrado que el fentanilo es exclusivamente para usarlo con sus pacientes las autoridades no han cedido. Por lo tanto podría ir a la cárcel debido a que se trata de un delito severo.

¿Qué dice la ley?

Por otra parte, la Dra. Brito señala lo absurdo de la acusación porque inclusive la Ley General de Salud la respalda. En los artículos 239 y 240 se menciona que: “solo podrán prescribir estupefacientes los médicos cirujanos, veterinarios, dentistas, odontológicos que tengan título registrado por las autoridades educativas competentes y que cumplan con las condiciones que señala la Ley”.

En todo caso, el error fue adquirir el fentanilo de forma directa a través de internet. Aunque como menciona, todo se debió al desabasto que enfrentan muchos de los países en el país. Para evitar dejar desamparados a sus pacientes hizo una noble acción que ahora ha sido malinterpretada.

Mientras que otro aspecto a considerar es que se estima que otros anestesiólogos del país han optado por esta misma alternativa. Por lo tanto podrían existir más detenciones y acusaciones de narcotráfico contra médicos durante las siguientes semanas. Es un tema bastante serio que se debe solucionar de inmediato antes de que sean más los profesionales de la salud afectados.