Las fiestas decembrinas significan muchas cosas. Para algunos afortunados, vacaciones y días libres para pasar con la familia. Otros no pueden esperar a la Navidad y el Año Nuevo, con sus respectivos manjares y regalos. Pero una buena parte de la gente también identifica estas fechas con el aguinaldo. Porque, siendo sinceros, ¿quién no está agradecido con un ingreso adicional?

Sin embargo, el aguinaldo generalmente se utiliza para fines efímeros. Muchos lo invierten en regalos, lujos y entretenimiento, acorde a las fiestas. Otros, más precavidos, pueden ahorrarlo para proyectos futuros o ayudar a pagar deudas. Prácticamente nadie lo invierte en salud, a pesar que puede hacer una gran diferencia a futuro.

Por ello, es importante que le plantees esta posibilidad a tus pacientes. Como el aguinaldo, por ley, debe pagarse antes del 20 de diciembre, necesitas apurarte. En unos pocos días, es posible que toda la gente que acude a tu centro médico ya haya comprometido su ingreso. De acuerdo con el Consejo Optometría México, estos son algunos usos que puedes recomendar:

1Revisiones y chequeos generales de salud

En cifras del Consejo, 1 de cada 5 mexicanos no se someten a un examen médico general por falta de dinero. Con el aguinaldo, esta barrera desaparece. Si tienes un laboratorio clínico (o estas asociado a uno), informa a tu público de las promociones que tengan. En cambio, si formas parte de un hospital o consultorio, informa a tus clientes de cuáles estudios básicos deberían hacerse.

2Crear un fondo de ahorro médico con el aguinaldo

Todas las personas deberían tener un poco de dinero guardado para emergencias. Sin embargo, no es muy efectivo simplemente tenerlo guardado por la casa en efectivo. Recomienda a tus pacientes revisar algunas herramientas de inversión. Con estos recursos, pueden crecer su patrimonio poco a poco. Así, podrán enfrentar a futuro algún imprevisto de salud.

3Vigilar la salud visual

El Consejo de Optometría México asegura que el 80 por ciento de las causas de ceguera son evitables. Ello implica detectar a tiempo cualquier deterioro de la vista. Incluso si tus pacientes no tienen lentes o dificultades para ver, es conveniente que se hagan esta revisión. Si en efecto utilizan estos accesorios, el aguinaldo puede financiar unos nuevos, con graduación actualizada.