Anticonceptivos inyectables, preguntas frecuentes

472

Formar una familia es indudablemente una decisión que alterará drásticamente la vida de tus pacientes y aunque muchos de ellos seguramente se encuentran listos para dar tal paso, otros tantos no lo están aún. En ese mismo tenor, también se debe considerar que una de las preocupaciones de las parejas actuales es elegir un método anticonceptivo que no cause incomodidades y que pueda ser empleado durante el período intergenésico para que no altere la calidad de la leche materna

Al respecto, vale la pena destacar que, de acuerdo con la Secretaría de Salud (SSa), la prevalencia del uso de métodos anticonceptivos entre las mujeres mexicanas en edad fértil ha mostrado una importante transformación través de los años, pues mientras que en 1976 éstos eran utilizados por el 30.2 por ciento, para 2014 la cifra se había aumentado hasta el 72.3 por ciento, lo cual es un reflejo de que cada vez más mujeres están interesadas en su planificación familiar.

En ese sentido, muchas mujeres que acaban de tener a un bebé y no desean volver a embarazarse confían en la lactancia, pues se trata de un método de anticoncepción natural avalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS); sin embargo, es prudente considerar un método alterno si se presenta alguna de las siguientes situaciones:

  • Han trascurrido más de 6 meses después del parto.
  • Si la madre no puede amamantar a su hijo durante el día.
  • Si tiene sangrados menstruales.
  • Si la lactancia no es exclusiva, a tiempo completo, con intervalos cortos entre las tomas diurnas y
    nocturnas (al menos de 4 horas durante el día y 6 durante la noche).

Al respecto, dentro de las mejores opciones disponibles en el mercado para este tipo de caso se encuentran los anticonceptivos inyectables, pero al no tratarse de métodos no tan conocidos, existen muchas dudas en torno a su empleo.

¿Cuáles son las dudas más frecuentes?

Al respecto, el equipo editorial de Saludiario pudo entrevistar a la Dra. Mercedes Álvarez, especialista en Ginecología, para conocer más acerca de los anticonceptivos inyectables, su funcionamiento y las principales dudas que su uso genera tanto entre los médicos como entre las pacientes.

El mayor mito que existe en torno a los anticonceptivos inyectables es que causan infertilidad, lo cual es totalmente erróneo y es importante que los médicos aclaren el punto para quitar el miedo en sus pacientes. A diferencia de otros métodos, con los inyectables el retorno a la fertilidad no es inmediato, sino que se debe esperar entre 3 y 4 meses para que la mujer vuelva a tener su ciclo menstrual, pero de ninguna manera provocan infertilidad.

Otra de las dudas que se presentan con mayor frecuencia en torno al uso de los anticonceptivos inyectables, particularmente entre las mujeres que se encuentran lactando, tiene que ver con los posibles efectos adversos de los fármacos en ellas, sus bebés o su leche. En este sentido vale la pena señalar que la página E-lactancia clasifica a los fármacos combinados de estrógeno y progestágeno como de riesgo probable, mientras que la OMS, en sus criterios de elegibilidad, recomienda optar por un anticonceptivo con sólo progestina.

Respecto a la edad recomendada para iniciar con el uso de anticonceptivos inyectables, la Dra. Álvarez señala que (contrario a lo que piensan muchos padres de familia, paciente e incluso médicos) la utilización de los mismos puede darse desde la adolescencia sin mayores consecuencias, siendo incluso una de las mejores opciones.

En la actualidad todavía existe el mito acerca de su uso en adolescentes, pero la realidad es que el Consejo Nacional de Población (Conapo) define que la primera opción de métodos para pacientes adolescentes deben ser los anticonceptivos de larga duración, entre los que se encuentran los inyectables.

Sobre las contraindicaciones, la especialista explica que el médico debe de tomar en cuenta si su paciente presenta antecedente de cáncer de mama o ha sufrido de algún episodio de Trombosis Venosa Profunda, pues en esos casos no se recomienda este tipo de tratamiento; además, en casos de mujeres fumadoras se debe valorar de forma individual el riesgo-beneficio porque el tabaquismo podría provocar daños en la salud de la mujer.

¿Qué opciones existen?

Acerca de anticonceptivos inyectables, la oferta de opciones disponibles es bastante amplia y extensa, pero depende de las características propias de cada caso que el médico especialista debe decidir el más indicado.

Entre las opciones disponibles dentro de la categoría en México destacan algunas como Noristerat, inyectable de aplicación bimestral de sólo progestina con bajo porcentaje de amenorrea, un adecuado control del ciclo, retorno de la ovulación a los 4 – 5 meses (aproximadamente) de la última inyección y sin riesgo para la lactancia o para el infante de acuerdo con la página E-lactancia; y Mesigyna, opción no recomendada para mujeres en la etapa de lactancia, pero si en pacientes adolescente, de aplicación mensual sin alteración de la función hepática y con un rápido retorno a la ovulación, ambas de Bayer. 

No obstante, antes de tomar cualquier decisión la especialista recuerda la importancia de mantener una comunicación constante con el paciente para conocer sus necesidades y, con base en ellas, poder determinar el anticonceptivo inyectable que resulte más recomendable para cada caso.