De acuerdo con un nuevo estudio sueco publicado en la revista especializada Fertility and Sterility, se muestra que las píldoras anticonceptivas pueden causar efectos negativos en la salud mental de las mujeres. Los principales cambios serían mal humor, falta de interés y poca energía para la realización de sus actividades diarias.

El trabajo, encabezado por Angelica Linden Hirschberg y Nicklas Zethraeus del Instituto Karolinska, ubicado en Estocolmo, descubrió que las mujeres que consumieron pastillas anticonceptivas reconocieron tener una “calidad de vida inferior”. Lo anterior derivó en que su humor y autoestima tuvieron cambios significativos.

Esto pudo ser, en algunos casos, la causa de una concordancia inferior, por lo que se debe regular el uso de píldoras anticonceptivas. La posible baja en la calidad de vida debe ser observada con atención y se debe tener en cuenta a la hora de prescribirles o cuando se elige un método de control.

En la investigación participaron 340 voluntarias con edades que oscilaban entre los 18 y 35 años. Las participantes tomaron de manera aleatoria durante tres meses píldoras placebo (sin ningún efecto) y anticonceptivas con etinilestradiol y levonorgestrel, componentes más habituales de este tipo de dichas pastillas.

Las investigadoras detallaron que el efecto no es tan grave como para generar depresión, pero sí se puede afecta el día a día de las mujeres, por lo que recomiendan evaluar estos efectos secundarios.

Por último, exhortaron a los médicos a practicar los exámenes y medidas preventivas necesarias antes de recetar algún tipo de anticonceptivo a sus pacientes y así evitar posibles efectos secundarios.