En todo el mundo la Covid-19 se ha posicionado como el tema más importante y del que más se discute. Es algo natural por el impacto que ha tenido en la vida de millones al provocar un encierro que en algunos casos se ha prolongado por más de un año. Aunque lo cierto es que existen otros otros aspectos relacionados con la salud que no se pueden descuidar. En especial ahora se ha dado a conocer una misteriosa enfermedad neurológica de la que se conoce muy poco pero ya ha causado víctimas mortales.

El problema tiene su origen en la provincia de Nueva Brunswick en Canadá. A finales del año pasado se notificó el primer caso de una extraña patología aunque se piensa que desde el 2015 ha estado presente. Desde entonces se han notificado más de 40 personas afectadas y algunos especialistas señalan que es bastante similar a la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), también conocida como “enfermedad de las vacas locas” pero en humanos.

¿Cuáles son sus síntomas principales?

Ahora el mayor inconveniente es que ya suman seis personas que han fallecido por esta enfermedad neurológica. Con base en lo que se ha podido documentar sus síntomas son espasmos musculares, pérdida de memoria, atrofia, problemas de visión y el rápido desarrollo de demencia, entre otros. Mientras que como ya se observó, puede llegar a conducir a la muerte del paciente.

De momento Canadá es el único país que se ha vito afectado aunque se teme que se pueda expandir a otros territorios. Aunque la mayor preocupación es que no se ha podido identificar con certeza la causa de la enfermedad.

¿Qué la origina?

Por su parte, la Agencia de Sanidad Pública de Canadá ha dejado en claro que podría tratarse de una enfermedad neurológica totalmente nueva causada por alguna toxina en el medio ambiente. A la fecha no hay un parámetro con el que se pueda comparar en humanos.

En cambio, a pesar de que se ha querido asociar con la llamada “enfermedad de las vacas locas”, los médicos que han analizado los casos han descartado que la patología esté relacionada con los priones que normalmente causan dolencias neurológicas como la de Creutzfeldt-Jakob en el ganado.

Por lo pronto se mantiene en análisis todo lo ocurrido para obtener un panorama más claro. Ahora lo más importante es identificar con claridad lo que origina esta enfermedad neurológica para evitar que se presenten más casos.