Apnea del sueño incrementa el riesgo de cáncer de pulmón, riñón y melanoma

385

Investigadores del Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM), de la Universidad de Barcelona, del Hospital Universitario La Fe de Valencia y de la Universidad de Chicago, Estados Unidos, demostraron que la apnea obstructiva del sueño (AOS), en concreto, la hipoxia intermitente, incrementa el riesgo de cáncer de pulmón, riñón y melanoma.

Los resultados de la publicación publicados en la revista Current Sleep Medicine Reports, mencionan que la hipoxia intermitente genera un aumento en el crecimiento, invasión y metástasis de estos tumores.

La AOS es una enfermedad del sueño de las vías aéreas superiores que interrumpen el flujo de aire a los pulmones, provocando disminución de la presión de oxígeno en sangre arterial (hipoxia) y disminución del porcentaje de saturación de la oxihemoglobina, lo que en último término provoca que el centro respiratorio se active, restableciéndose el flujo de aire a los pulmones y la oxigenación de la sangre se normaliza”, comentó Ana Obeso, investigadora del IBMG.

Los expertos se concentraron en tres tipos de tumores, estudiando en ellos el efecto de la hipoxia sobre el crecimiento, malignidad y propagación. Indicaron que en cuanto al melanoma, sólo existen seis estudios publicados y en todos se concluye que la hipoxia intermitente aumenta el crecimiento y metástasis de este tumor.

En el cáncer de pulmón también se ha observado un incremento de la proliferación, migración e invasión de las células tumorales. En el modelo de cáncer de riñón se ha visto que la hipoxia intermitente causa una elevación de la vascularización del tumor, lo que está relacionado a un peor pronóstico en estos tumores.

Recientemente los investigadores del IBMG publicaron en la revista European Respiratory Journal, un estudio pionero, único en todo el mundo.

Hemos estudiado el efecto de la hipoxia intermitente de dos intensidades diferentes: leve y severa, sobre la aparición espontánea de tumores en ratones de edad avanzada, con lo cual simulamos la edad avanzada en humanos en la que la incidencia de la AOS es mucho mayor.

Los investigadores concluyeron que la hipoxia intermitente de intensidad severa ocasiona un incremento significativo de tumores, principalmente de pulmón. “Debemos seguir investigando en los mecanismos intracelulares de vías de señalización que están relacionados en estos efectos. Con esto podríamos diseñar medicamentos que, actuando sobre esas vías de señalización, disminuiría la aparición, crecimiento y diseminación de los tumores ocasionados por la hipoxia intermitente”, explicaron los científicos.