La época en la que vivimos es totalmente incierta y es que la pandemia del Coronavirus ha cambiado todo porque, normalmente, el ser humano está acostumbrado a tener una vida planificada (tanto a nivel profesional como personal) y si hay algo que nos ha demostrado todo lo que ha provocado la COVID-19 es que ya no hay que planificar tanto las cosas.

El confinamiento propuesto para paliar la expansión del virus ha hecho que muchas personas sientan angustia y estrés al no poder tener planificado su día a día a la perfección. Es decir, a muchos les angustia el no saber qué hacer con sus hijos esta tarde mismo para mantenerlos entretenidos y qué hacer con su pareja para divertirse en casa.

Los imprevistos pueden llegar a angustiar al ser humano

No tener respuestas inmediatas y tener que esperar a que algo se resuelva, al ser humano le crea ansiedad. Las situaciones que crees tener controladas se convierten en imprevistos pueden llegar a angustiarte y frustrarte aunque también puedes adaptarte, aunque creas que no es posible. Aceptar lo imprevisible supone un esfuerzo psicológico para muchas personas. Pero, ¿cómo es posible superar la angustia que ha generado la COVID-19 en muchas personas? A continuación te ofrecemos algunos consejos clave para lograrlo.

Tal y como ha informado Óscar Asorey, psicólogo de Isep Clínic Reus, “lo primero que hay que hacer es entender que la incertidumbre es una reacción normal y adaptativa ante una situación imprevista, y que tiene utilidad, que es una emoción que nos va a ayudar a poner en marcha planes de acción para reducir esa situación incierta”.

Lo mejor es consultar solo en fuentes fiables

La crisis del Coronavirus nos afecta tanto y estamos tan preocupados porque “impacta en el área del miedo, una emoción muy básica y muy contagiosas para la que genéticamente estamos predeterminados; hay una base psicofisiológica y nuestro cuerpo está preparado para actuar así, para que si percibe una señal del peligro, vaya a por todas, reaccione con el todo o nada”, tal y como ha expresado el vocal de la Junta de Gobierno del Col·legi Oficial de Psicologia de Catalunya (COPC), Rafael Penadés.

Sin duda alguna, uno de los consejos más reiterados de los psicólogos es no sobreexponerse a la información sino acceder solo a la justa y correcta. Por ejemplo, se puede acotar un tiempo concreto por la mañana o por la noche para consultar información y solo en fuentes fiables como el portal de la Organización Mundial de la Salud (OMS) o los portales gubernamentales de salud y es que ha quedado demostrado que el tiempo de exposición a información va asociado al nivel de preocupación y es que la sobreexposición te crea un nivel de alerta que luego ya no puedes bajar.