Los profesionales de la salud son de las personas que más estrés mental enfrentan. Tan solo en septiembre, se informó que los médicos son una de las poblaciones más proclives al suicidio. Esto se debe, en parte, a la gran carga de trabajo y la ansiedad que deben de enfrentar día con día.

Esta ansiedad puede manifestarse de muchas maneras. Algunos médicos tienden a perder el sueño. Otros lentamente pierden el interés en el correcto cuidado de sus pacientes. Sin importar cómo se exprese, hay formas para evitar el costo mental de una profesión tan demandante:

6Preparar el trabajo con anticipación

Existen especialidades que, por su naturaleza, no pueden anticipar sus rutinas de trabajo. Pero en muchos consultorios y centros de salud, la atención médica puede estructurarse de antemano. Calendarios de trabajo y estrictos horarios para recibir pacientes ayudan a reducir la ansiedad.

5Recordar que nadie está solo

Especialmente en consultorios pequeños, algunos médicos pueden sentirse lobos solitarios. Este pensamiento es un catalizador potente de la ansiedad. Es importante que todos los profesionales cultiven relaciones personales y familiares. Estos nexos ayudan a aliviar el estrés de la vida diaria.

4Hablar con alguien sobre los problemas de ansiedad

Irónicamente, muchos médicos no tienen un cuidado correcto de su salud, física y mental. Es importante recordar que, a pesar de sus habilidades y conocimientos, todos los profesionales de la salud pueden buscar ayuda. No importa si este apoyo es personal o especializado.

3Salir a correr o hacer ejercicio

La actividad física es un buen contrapeso de los problemas mentales, incluida la ansiedad. Los trastornos psicológicos frecuentemente son un reflejo de la condición del cuerpo. Además, el cansancio que provoca una rutina regular puede ayudar a dormir mejor en las noches.

2Recurrir al yoga o la meditación

Si resulta imposible realizar actividades físicas, hay otras actividades enfocadas al bienestar mental. Tan solo dedicar una hora al día a hobbies pueden ayudar a despejar la cabeza. Es más difícil sufrir los efectos de la ansiedad si se tiene una sensación de plenitud interna.

1Tener una dieta balanceada

La alimentación es fundamental para un desempeño óptimo. Aunque muchos médicos tienen horarios demasiado ajustados o vidas tan ajetreadas como para medir a la perfección sus comidas, eliminar o reducir la ingesta de productos chatarra también puede aliviar la ansiedad.