Aprueban en México primer fármaco para niños con Esclerosis Múltiple

La Esclerosis Múltiple Pediátrica tiene una prevalencia de 0.63 casos por cada 100 mil personas, mientras que en México existen 720 casos registrados.

0
226

Hasta hoy se carecía de un tratamiento específico para niños y niñas con Esclerosis Múltiple. Afortunadamente en México ya está disponible el primer tratamiento autorizado para prescribir a pacientes diagnosticados con Esclerosis Múltiple Pediátrica. A ellos les ayuda a reducir la frecuencia de las recaídas y retrasar la progresión de la enfermedad y sus daños. Con esto se asegura un impacto positivo en su calidad de vida.

Si bien el curso de la enfermedad puede ser más lento en los niños con Esclerosis Múltiple, la discapacidad y daños se acumulan desde más temprano en comparación con una persona que inicie esta enfermedad en una edad adulta.

Único fármaco diseñado en todo el mundo

Para este tipo de casos, ya fue aprobado en nuestro país Gilenya (fingolimod), desarrollado por la farmacéutica Novartis. Se trata del primer y único fármaco en todo el mundo diseñado contra la Esclerosis Múltiple infantil.

Generalmente los síntomas suelen confundirse con otras enfermedades de la niñez, lo que hace más difícil diagnosticar la Esclerosis Múltiple en un infante que en un adulto. Sin embargo, algunos menores pueden desarrollar síntomas adicionales como convulsiones y alteraciones del estado mental como un excesivo sueño profundo.

El problema de la Esclerosis Múltiple infantil es que existe un gran retraso entre el inicio de los síntomas y el diagnóstico correcto. Se estima que este diagnóstico puede tardar entre semanas y años, tiempo en que el niño estará sin el tratamiento adecuado.

Se estima que a nivel mundial afecta a más de 2 millones de personas en el mundo. De esta cifra la Esclerosis Múltiple Pediátrica tiene una prevalencia de 0.63 casos por cada 100 mil personas. En México se tienen 720 casos registrados. Debido a su baja incidencia existe poco conocimiento sobre el padecimiento y su diagnóstico en niños y adolescentes puede ser un reto para los médicos.

Taboola