Patrocinado por RB MJN          

 

 

 

 

 

Desde comienzos del siglo XX, los avances de la medicina han ido de la mano con la tecnología y los nuevos descubrimientos en diferentes campos científicos. Sin embargo, esta es una relación que se ha estrechado aún más en los últimos años.

Conforme avanza la tecnología, ésta se va infiltrando cada vez más en el campo clínico. De hecho, hoy en día todas las ramas médicas se han visto fuertemente impactadas por áreas de estudio como la robótica, inteligencia artificial, mecánica, informática, etc.

Este principio también aplica para la medicina forense, que hoy en día es mucho más efectiva gracias a una variedad de herramientas tecnológicas al alcance de los profesionales.

Las herramientas tecnológicas no solamente pueden ayudar a preservar la vida de un paciente, también pueden ayudarnos a entender mejor las causas de su muerte.

Te puede interesar nuestro artículo: Teleanestesia: ¿Será posible masificar el uso de la sedación a distancia?

Desde los últimos 10 años, se han desarrollado nuevas herramientas, programas y técnicas que estudio que permiten a los médicos forenses determinar, con mayor exactitud, las condiciones y causa de muerte de un paciente.

Aquí algunas de las tendencias más interesantes:

Virtopsia

El nuevo tratamiento conocido como Virtopsia se refiere realmente a una autopsia virtual (es decir, una autopsia realizada con medios digitales). Este procedimiento se trata de crear una imagen del cuerpo de estudio en 3D (tercera dimensión) para analizarlo minuciosamente y de forma mínimamente invasiva.

De hecho, en este procedimiento no resulta necesario abrir el cuerpo de un paciente fallecido. La autopsia se lleva a cabo gracias a un complejo sistema de cámaras, escáneres de resonancia magnética y tomografías computarizadas (TAC). Todos estos instrumentos permiten recrear una imagen fiel del cuerpo de estudio, que permite percibir, analizar y registrar todo tipo de pruebas forenses.

A pesar de que esta tecnología ha sido propuesta desde hace más de una década, no fue sino hasta hace un par de años que contamos con las herramientas tecnológicas para llevarla a cabo de manera generalizada y verdaderamente eficiente. 

Move Human Sensor (Sensor de Movimiento Humano)

Este sistema innovador permite estudiar los patrones biomecánicos en pacientes vivos para determinar la naturaleza y origen de lesiones físicas en un paciente. 

El sistema está conformado por una serie de sensores inerciales que se instalan sobre el sujeto de estudio en prendas de vestir especiales. Los sensores transmiten información sobre los patrones de movimiento en las áreas del cuerpo que se deseen estudiar y se analizan por medio de un programa informático especializado.

El Move Human Sensor tiene un potencial enorme para diferentes aplicaciones en la ciencia forense en el futuro cercano. Por el momento, se ha utilizado para determinar las causas de una lesión que no conlleva a la muerte de sujeto, pero sí implica demandas judiciales de algún tipo. Los casos más comunes son los accidentes y las demandas por enfermedades ocupacionales. 

En Ecuador

Los notables avances en los servicios médicos del Ecuador incluyen las ciencias forenses. Desde el año 2019, los estudiantes de la Universidad Técnica Particular de Loja cuentan con una aplicación para recrear autopsias virtuales, una herramienta novedosa e interactiva que ayuda a formar profesionales capacitados en las nuevas tecnologías forenses.

Consulta el comunicado oficial de la UTPL aquí

Por el momento, estas técnicas aún no son usadas en instituciones oficiales como el Servicio Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, pero es algo que esperamos lograr en el corto plazo.

Fuente:

Virtobot: a multi-functional robotic system for 3D surface scanning and automatic post mortem biopsy  

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud.
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio ecuatoriano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.