Patrocinado por RB MJN    

 

 

 

Se viven momentos complicados a causa del Covid-19 y tú lo sabes bien. El temor colectivo que enfrentan las personas ha ocasionado que en ocasiones no quieran salir de sus hogares ni siquiera para necesidades básicas como acudir con el médico. Lo más complicado es que a pesar de que concluya el confinamiento, la confianza no serán tan sencilla de recuperar. Se va a requerir de un largo proceso para que exista un regreso a la cotidianidad.

Derivado de esta situación, muchos consultorios médicos se han visto en serios problemas. Mientras ha disminuido el número de pacientes que reciben a diario, deben de continuar con el pago de renta en caso de que no sean dueños del espacio de trabajo. Además otros gastos como la luz, agua e internet se mantienen fijos sin importar factores externos.

Ser un médico emprendedor

A su vez, para los médicos jóvenes que buscan emprender también suele ser complicado abrir su propio consultorio. Al momento de abrir, el mayor obstáculo siempre es el factor económico. Se requiere de una fuerte inversión para la compra de todo el equipo e insumos para atender a los pacientes. Mientras que para recuperar todo lo invertido son necesarios meses y tal vez años.

Además se necesita de adecuar el espacio para que cumpla con los requisitos que estipula la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), lo cual no sólo implica dinero sino tiempo para el trámite de papeles.

El panorama en los casos señalados no es favorable, aunque una alternativa que cada vez es más recurrente en diversos países es el coworking médico. Es una opción que ya se ha posicionado con éxito en industrias como la de la salud. De manera simple se trata de la posibilidad de rentar un consultorio médico ya instalado para poder atender ahí a los pacientes.

De esta manera te olvidas de presiones innecesarias y sólo te debes enfocar en tu trabajo. Es una opción accesible a cualquier bolsillo para convertirte en tu propio jefe y emprender tu consultorio médico.

Pero aunque el aspecto económico es el más importante, no es el único beneficio que ofrece el coworking médico. Otras ventajas para el médico son las siguientes.

Consultorios amueblados y equipados

Los consultorios que ya cuentan con equipo y mobiliario necesario permiten que el médico sólo se preocupe por dar consulta. Además, son espacios que cumplen con los requerimientos de sanidad, por lo que los pacientes estarán seguros en todo momento.

Sólo pagas por los días que utilices el consultorio

Con el coworking médico tú decides los días que deseas rentar el espacio para ofrecer consultas. Resulta una opción ideal si planeas salir de la ciudad porque así no debes pagar mientras tú no te encuentres.

Tú estableces tu propio horario

De la misma forma en la que defines los días en los que deseas rentar el consultorio, también puedes establecer el horario de atención a pacientes. El modelo de renta de espacio es ideal si debes realizar más actividades durante el día, semana o mes.

Servicios adicionales

Además de la renta del consultorio acondicionado, en ocasiones también se incluyen más servicios adicionales para la comodidad del médico. Dentro de los principales se encuentra el apoyo de recepción, un salón de usos múltiples y un área de descanso.

Material dirigido solo a profesionales de la salud. Información realizada para profesionales de la salud en territorio mexicano. Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.