Decir que los últimos meses han sido desafiantes, es quedarse corto. Como optimistas energizados por ideas de “lo que sigue”, nos sentimos atraídos por los aspectos positivos. A medida que ha sido devastadora y cambiante la pandemia, también ha iluminado los cambios en los consumidores, que ya están transformando el futuro del marketing.

El principal catalizador de estos cambios ha sido la experiencia en el hogar, la cual ha redefinido la forma en que trabajamos, compramos y vivimos. Ha impactado la manera en que nos expresamos y en que consumimos todo, desde el contenido, hasta los productos. A medida que las personas se han adaptado a estos cambios, las empresas también lo han llevado a cabo.

Las marcas tenían que ser creativas y encontrar formas nuevas y más significativas de conectarse con los consumidores y eso es emocionante. Vemos cuatro tendencias que están enriqueciendo la relación B2C y B2B, y también cómo van evolucionando, tanto los productos, como las experiencias de los consumidores.

La meteórica adopción digital, especialmente en el comercio electrónico, es una de las tendencias más obvias y relacionables, impulsadas por la pandemia.

Aunque la aceleración del comercio electrónico ha sido profunda (en los Estados Unidos, el crecimiento fue equivalente a 10 años en 3 meses), el alcance de la transformación de las compras, será mayor. Piense en todas las cosas que existen entre “el mundo en línea” y “el mundo real”, ya sean pagos sin contacto, recogida en la acera (para la cual, la primavera pasada, vimos que las búsquedas crecieron a nivel mundial en un 3000% año tras año), o experiencias habilitadas para AR como imaginar el tocador en su habitación o el lápiz labial con su tipo de piel.

Presentar a los consumidores los beneficios de las experiencias, está alterando sus comportamientos y, lo que es más importante, sus expectativas. A su vez, más empresas y marcas dejarán de definir lo digital como otro “canal” para vender cosas, sino como un facilitador de experiencias transformadoras y centradas en el usuario, que aumentan la lealtad.

En Google, las búsquedas relacionadas con “cerca de mí”, alcanzó un máximo histórico en los Estados Unidos, durante el año pasado. A su vez, hemos demostrado un interés en garantizar que nuestras comunidades continúen prosperando. El verano pasado, las búsquedas de “apoyar a las empresas locales” crecieron a nivel mundial, en más del 20.000% año tras año.

Los consumidores están más conectados con sus comunidades y más conscientes de desempeñar un papel en ese ámbito. Del mismo modo, es probable que el aumento de las comunidades virtuales llegue a quedarse, dando a las marcas oportunidades para llegar de una formas eficiente a cada uno de sus segmentos.

Por último, pero no menos importante, podemos esperar que los productos, servicios y creatividad que experimentan los consumidores, cambien, porque las personas que los desarrollan, también han cambiado. ¿Por qué? Porque dejaron de “ir a trabajar” y comenzaron a “traer el trabajo a nuestras vidas”.

Tenemos el poder de dar forma al futuro que queremos. Al pensar en los productos y experiencias de consumo que nacieron en momentos históricos anteriores, no podemos evitar pensar, que tenemos una oportunidad similar de definir “lo que sigue”. Un renacimiento está cerca; aprovechemos el impulso positivo.

Fuente:

https://www.thinkwithgoogle.com

Alejandro Zayas es Licenciado en Mercadotecnia con más de 15 años dentro de la industria farmacéutica, Pharma, CHC, Ot’x y Medical Devices.