Los primeros registros del cáncer se remontan a varios miles de años atrás, aunque ha sido en fechas recientes cuando se ha observado un aumento exponencial. En la actualidad se estima que provoca 8.2 millones de muertes por año, aunque la cifra cada vez es mayor. Uno de los principales inconvenientes es que la mayoría de las veces se detecta demasiado tarde, lo que disminuye las probabilidades de curación.

Tumor frecuente y mortal en México

A su vez, se debe de considerar que se pueden desarrollar tumores en prácticamente cualquier parte del cuerpo. En ese sentido, aunque no se le presta la suficiente atención como a otros, el cáncer colorrectal ya se ha posicionado como el tercero más frecuente en nuestro país. Aunque lo que más preocupa es que en cuanto a mortalidad ocupa el primer lugar.

Al respecto, la Dra. Itzel Vela, médica adscrito al Departamento de Tumores Digestivos del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), asegura que lo más importante es llegar al diagnóstico de una manera oportuna, ya que los pacientes que son detectados con este tipo de cáncer en etapas tempranas se enfrentan a una tasa de sobrevida del 92 al 95 por ciento.

Enfermedad silenciosa

Es importante indicar que esta enfermedad en un inicio es silenciosa y que los síntomas del cáncer colorrectal aparecen generalmente en etapas avanzadas. Por eso es muy importante que las personas presten atención especial a cualquier anormalidad que se presente en las evacuaciones, como presencia de sangre o moco, cólicos o dolor abdominal que no desaparece, debilidad y cansancio, sensación de necesidad de evacuar que persiste después de hacerlo y pérdida de peso inexplicable.

Ante la presencia de estos síntomas el paciente debe buscar de inmediato atención médica. Es importante recalcar que cualquier presencia de sangre en las heces ya sea poca o mucha cantidad, que suceda de forma frecuente o esporádica NO es normal y se debe buscar atención médica.

A su vez, Max Saráchaga, Director Médico de Amgen, afirma que existen más probabilidades de que este tipo de cáncer se extienda o regrese si se descubre por primera vez en una etapa más avanzada y tardía.

A veces, las células cancerosas son demasiado pequeñas como para que las detecten los exámenes. Estas células pueden continuar creciendo y aparecer más tarde como cáncer metastásico, incluso años después del tratamiento, es por ello, que los pacientes con este padecimiento deben hablar con su médico acerca del estatus que guarda su biomarcador, ya que este puede predecir el progreso del padecimiento en el paciente.

Actualmente existen diversos métodos de diagnóstico para detectar oportunamente este tipo de cáncer, lo que incrementa la posibilidad de curarlo de manera definitiva. Se recomienda realizar pruebas de diagnóstico oportuno a partir de 45-50 años en pacientes sin síntomas ni antecedentes familiares o personales de cáncer colorrectal.