A finales de noviembre, el producto Mariguanol llamó la atención de las autoridades. La Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) advirtió que este bálsamo no contaba con autorización de venta. Más importante aún, no hay un estudio que confirme las propiedades milagrosas de este bálsamo. Gracias a la popularización del cannabidiol en Estados Unidos, este frasco de pomada no será el último remedio que prometa curar todos los males bajo el sol.

De acuerdo con la NBC, el cannabidiol (CBD) ha ganado un gran grupo de seguidores. Estos fanáticos aseguran que puede curar una multitud de condiciones. Desde cáncer y ansiedad, hasta inflamación y dolor, los padecimientos solo desaparecen con el consumo del canabinoide. El único problema es que no hay estudios donde se sustenten dichas declaraciones.

Cannabidiol: un nuevo exponente de los productos milagro

Mientras que el tetrahidrocannabinol (THC) tiene efectos psicotrópicos, el cannabidiol tiene potenciales efectos medicinales. Sin embargo, las consecuencias puntuales de su consumo en humanos son poco conocidas. A pesar de ello, en mercados de Norteamérica, ya existen bebidas, alimentos y suplementos adicionados con la sustancia. Para los próximos años, se espera que este mercado alcance ganancias anuales por 20 mil millones de dólares (mdd).

Hasta ahora, la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA) solo ha aprobado dos medicamentos con cannabidiol. Ambos son tratamientos para la epilepsia. Sin embargo, presuntos expertos de salud en marihuana afirman que sus efectos trascienden esta autorización. Esto, a pesar que no existe prueba científica que respalde estas aseveraciones.

Margaret Haney, del Centro Médico de la Universidad de Columbia, así lo dijo a NBC. Señaló que los beneficios del cannabidiol probablemente respondan a un efecto placebo. Jeffrey Chen, de la Universidad de California en Los Ángeles, estuvo de acuerdo. Incluso, apuntó que podría ser peligroso consumir esta sustancia sin una aprobación médica profesional previa.

Señala que el cannabidiol tiene fuertes efectos adversos con otros fármacos. Además, le preocupa que la gente considere la sustancia como un producto milagro. Al mismo tiempo, Chen se mostró animado por los cambios legislativos alrededor de los derivados de la marihuana. Con leyes más laxas, se podrán realizar estudios científicos concretos sobre el efecto del químico en el humano.