La neurocirugía es una especialidad muy compleja. Debido a la delicadeza del cerebro, un sinfín de eventos adversos pueden ocurrir sin la preparación adecuada. Por ello, es todavía una de las ramas mejor pagadas y de mayor demanda. Sin embargo, no solo la habilidad puede evitar consecuencias indeseadas. También la creatividad ayuda, como sucedió con un paciente guitarrista.

De acuerdo con IOL, un guitarrista sudafricano fue recientemente sometido a una neurocirugía. Se diagnosticó un tumor cerebral que debía removerse quirúrgicamente. En lugar de aplicar una anestesia general, los médicos le pidieron permanecer despierto. No solo eso, sino que además dio un “concierto” para los especialistas durante toda la operación.

El guitarrista que amenizó su propia neurocirugía

Por más de seis horas, el guitarrista permaneció despierto y tocando su instrumento. De acuerdo con los doctores, se quería evitar que la craneotomía resultara en algún efecto adverso. En específico, se quería impedir que el paciente sufriera de alguna parálisis. Igualmente, se quiso prevenir algún daño a las zonas del cerebro que controlan el movimiento voluntario.

A cargo de la operación estuvieron los especialistas Basil Enicker y Rohen Harrischandparsad. El guitarrista acudió al Hospital Central Albert Luthuli. Sus instalaciones se encuentran en la ciudad de Durban, una urbe costera al este de Sudáfrica. De acuerdo con los médicos, se le propuso esta particular operación al artista para no afectar su profesión de músico.

Se le conoce como corteza elocuente al tejido cerebral que realiza una importante función. Si se le elimina, resulta en parálisis o problemas del habla o sensoriales. [Mantener al guitarrista despierto nos permitió registrar la actividad neuronal. Así, pudimos identificar las zonas que controlaban estas funciones]. La técnica permite remover con mayor eficiencia el tumor, minimizando daños.

Tras la operación, el guitarrista agradeció a sus médicos. Aplaudió a los profesionales de la salud que están dispuestos a hacer un esfuerzo adicional para cuidar a sus pacientes. A pesar de lo sorprendente del caso, no es el primero de su tipo. Ya en 2017, otro músico fue operado de manera muy similar en la India. Entonces, el procedimiento duró más de ocho horas.