Si bien, los padecimientos oculares son bastante frecuentes, con el apoyo de la tecnología se busca encontrar nuevas formas de combatirlos. Además, no sólo se trata de la forma de enfrentarlos sino de provocar la menor incomodidad posible en los pacientes.

De esta manera, científicos de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) lograron un importante avance. Su novedoso trabajo consiste en la creación de unas lentillas biodegradables para el tratamiento de padecimientos inflamatorios oculares.

De forma más específica, los especialistas mexicanos desarrollaron unos lentes de contacto que se disuelven en minutos en el ojo pero sin causar daño. A su vez, las lentillas liberan gradualmente un fármaco auxiliar que funciona contra afecciones como la uveítis.

De acuerdo con el equipo encargado de la innovación, su idea partió del aumento de casos de uveítis que se ha registrado a nivel mundial. Como principal motivo se menciona el cambio en el estilo de vida que ahora está marcado por el uso constante de pantallas y dispositivos tecnológicos.

Un punto importante a considerar es que la película oftálmica está cargada con dexametasona. Gracias a esto se permite una liberación controlada del principio activo y una mejor dosificación para una recuperación óptima.

De igual manera se debe considerar lo sencilla de su aplicación porque es exactamente igual que colocarse unos lentes de contacto.

Por lo pronto, la FES Cuautitlán ya inició la solicitud de patente de esta innovación, que en 2017 obtuvo el tercer lugar del Premio de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma) en la categoría de Innovación Tecnológica.