Científicos de la UNAM diseñan dispositivo que detecta hasta 280 patógenos

El equipo permite identificar riesgos para impedir un posible brote epidemiológico y alertar a las autoridades para evitar algún impacto en la salud.

0
149

Científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) crearon un dispositivo capaz de detectar en aire, agua, alimentos, organismo, o en cualquier superficie, 280 patógenos de forma eficiente, rápida y segura y en 24 horas.

El dispositivo está compuesto por segmentos del genoma de los microorganismos de interés y cuando se expone a diferentes entornos o muestras a analizar, si éstos están contaminados los segmentos se unen a la cadena de ADN complementaria de los patógenos y el resultado es positivo, evidenciando la presencia de los mismos.

Una de sus aplicaciones y ventajas es que se puede monitorear el medioambiente para descubrir con oportunidad riesgos, impedir un posible brote epidemiológico y alertar a las autoridades para evitar algún impacto en la salud.

Este microarreglo, que echa mano de los avances sobre el ADN, es capaz de detectar bacterias, hongos, virus, protozoarios, nematodos y microalgas, con aplicación en la industria de la transformación: alimentos, medicamentos, farmacéutica, cosmética y sistemas de potabilización de agua.

María Leticia Arena Ortiz, de la Facultad de Ciencias de la UNAM, fue galardonada por el Programa para el Fomento al Patentamiento y la Innovación (PROFOPI) 2019 por este trabajo, que está en proceso de patente.

Si se hicieran los análisis tradicionales –microbiología– para detectar patógenos, tendríamos que trabajar cinco años para identificar lo que ahora podemos hacer en 24 horas. Se trata de una tecnología que brinda una importante cantidad de información.

Tecnología puma

La tecnología aprovechada por los universitarios comprende 38 mil sondas moleculares de hibridación inmovilizadas, diseñadas a partir de secciones del genoma ya reportado de los patógenos, específicas para grupos como bacterias, hongos, virus, protozoarios y nematodos. Con una sola muestra de ADN es posible detectar, en 24 horas, hasta 280 patógenos de una manera confiable, oportuna y segura.

A partir de muestras de agua o suelo, alimentos o incluso de una herida, los científicos obtienen ADN de los microorganismos que pueden hacer daño a la salud humana, para analizarlo en el microarreglo. Necesitan que la cadena doble que forma el ADN sea dividida para quedarse con una hebra simple; para ello, la “cortan” con las llamadas enzimas de restricción, en segmentos de 20 a 25 pares de bases.

Taboola