5 cambios de bajo costo que mejorarán la experiencia de tus pacientes en el consultorio

434

El servicio que brindas en tu consultorio, independientemente de tu área de especialidad, es la calidad de tu consulta en sí misma: observar al paciente, revisar su estado de salud y hacer las recomendaciones pertinentes. No obstante, una pieza fundamental en la experiencia del paciente dentro de tu consultorio, y que muchas veces es pasada por alto, tiene que ver con el tiempo de espera.

De hecho, dependiendo de tu forma de gestionar tus citas, es muy posible que tus pacientes pasen más tiempo esperando su turno que siendo atendidos por ti o tus colaboradores. Por esta razón es fundamental que hagas más agradable esta parte de la visita. Aunque te parezca que un proyecto así requiere de mucha inversión, hay opciones de bajo costo que puedes aplicar:

Contrata una red inalámbrica abierta para tu consultorio

  • Existen planes de internet muy baratos con un ancho de banda suficiente para tus pacientes, particularmente si tus instalaciones son pequeñas y recibes pocas personas en tu sala de espera. Esto le permitirá a tus clientes trabajar, entretenerse o distraerse sin mucho esfuerzo de tu parte.

Considera poner una cafetera para tus pacientes

  • Más allá de una enorme máquina de café, podrías conseguir una cafetera instantánea gourmet. Además de sentirse apreciados, tus clientes pueden entretenerse poniendo la cápsula y esperando su bebida. Algunos modelos no superan los mil pesos cuando se piden en línea.

Implementa una pizarra de anuncios comunitarios

  • Si tu consultorio recibe pacientes que viven o trabajan en los alrededores, invita a algunas escuelas, organizaciones o personas locales a poner anuncios en un espacio designado en tu sala de espera. Así, tus clientes tendrán algo interesante de qué enterarse en tus instalaciones.

Haz más cómodos tus asientos

  • Muchos consultorios tienen salas de espera llenas de sillas rígidas, incómodas y, en general, no muy agradables a la vista. Aunque la mejor opción sería renovar tus muebles, una alternativa barata es invertir en algunos cojines que hagan un poco más acogedor el espacio.

Pon una pequeña tienda de alimentos u otros productos

  • Con esta opción, puedes matar dos pájaros de un tiro: tener ganancias adicionales y hacer la espera de tus pacientes menos aburrida. Si hay espacio en tus instalaciones, pon un puesto con algunos dulces, botanas saludables, revistas interesantes o libros de salud de interés general.