Clavadista desarrolla dispositivo para pacientes con asma

527

¿Es posible pasar de ser un niño asmático que depende de inhaladores para vivir a ser un atleta de alto rendimiento? Si lo es y así lo demostró Andrés Guerra, clavadista ganador de medallas internacionales que ha sufrido de asma desde los 3 años cuando fue diagnosticado.

El deportista vivió la mitad de su infancia sin actividad física a falta de oxígeno, energía, control de síntomas y medicamentos; sin embargo, una recomendación médica le cambió la vida.

Los médicos les dijeron a mis padres que me inscribieran en clases de natación para fortalecer mis capacidades respiratorias. Empecé una vez a la semana y luego lo convertí en una rutina diaria con tres horas de práctica en las noches.

A sus cortos 9 años  de edad ya era un deportista consumado que eligió como disciplina los clavados y a los 10 estaba representando a Colombia en Canadá. Años después participó en Juegos Sudamericanos, Panamericanos y fue finalista mundial; también asistió al primer Olímpico Juvenil de Clavados en México, entre otros eventos. A pesar de todos estos triunfos años tomó la decisión de retirarse del deporte para realizar una carrera.

Decidí dedicarme a estudiar para no depender de lo que otros decidieran por mí en el deporte.

El atleta se convirtió en ingeniero biomédico de la Escuela de Ingeniería de Antioquia (EIA) y para su proyecto final diseñó un dispositivo para pacientes con enfermedades respiratorias.

El dispositivo tiene dos componentes: el que usa el paciente para hacerse monitoreo y una app para registrar los resultados y dirigir la sesión de ejercicios.  Su manejo es sencillo pues solo necesita  conectarse vía bluetooth a un teléfono móvil o a una tableta.

El valor agregado es que reproduce terapias respiratorias por medios audiovisuales a través de la interfaz gráfica que le explica que inspire, respire, descanse, de acuerdo con la programación realizada por un terapeuta.

Hace unos meses la Cámara de Dispositivos Médicos e Insumos para la Salud de la Andi premió a Andrés por Solubreath en la primera edición de este reconocimiento creado con el objetivo de estimular la investigación colombiana en torno a los dispositivos médicos.

Actualmente además de trabajar como ingeniero da clases de natación a niños con problemas respiratorios.

Según la Organización Mundial de la Salud el asma afecta a unos 235 millones de personas en el mundo y aproximadamente 180 mil mueren a causa de este padecimiento.

En México el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) dio a conocer que alrededor de siete por ciento de la población la padecen y causa una mortalidad de 0.5 casos por cada 100 mil.