Colapso del sistema de salud británico obliga a estudiantes a atender en salas de urgencias

291

Un artículo publicado en el diario británico The Guardian, denunció que debido al colapso del Sistema Nacional de Salud (NHS), estudiantes de la carrera de Medicina están siendo incorporados a los servicios de Urgencias de diferentes hospitales británicos, aun sin tener la experiencia necesaria.

De acuerdo con lo publicado, los estudiantes estarían autorizados a extraer sangre e incluso dispensar medicamentos a los pacientes que acuden a Urgencias y que no presentan un padecimiento demasiado grave. No obstante, de acuerdo con algunos expertos, la falta de experiencia de los estudiantes podría ocasionar problemas legales para los hospitales en caso de que se cometieran errores médicos.

The Guardian señala que son las mismas facultades de Medicina quienes piden a los estudiantes de cuarto y quinto año que presten su ayuda en los hospitales “más colapsado”, según una serie de emails detectados por el propio diario.

Uno de estos correos electrónicos hace referencia al director de la facultad de Medicina de la Universidad de Keele, quien envío un texto a sus estudiantes con la finalidad de ayudar ante la “crisis nacional que padece el NHS”.

Estoy seguro que no necesitan que les hable sobre la preocupantes situación por la que está pasando el NHS, por lo que recomiendo ayudar a los servicios de urgencias locales y de esta forma, favorecer el aprendizaje de los estudiantes.

Denuncian explotación

Ante esta situación, la Asociación Médica Británica (BMA), ha denunciado que estas acciones responden a una medida desesperada por parte del NHS, la cual calificó como una forma de explotación laboral.

Esta decisión de explotar a los estudiantes ponen en riesgo la vida de los pacientes”, afirmó Harrison Carter, co-presidente de la BMA.   

Médicos residentes en México

A principios de 2017, la la senadora panista por Coahuila, Silvia Garza Galván, denunció que los horarios laborales de los estudiantes de medicina que deben cumplir en su servicio social, así como las jornadas en las residencias médicas e internados de pregrado, atentan contra los derechos humanos de los médicos en formación, situación que ponen en riesgo el bienestar de los derechohabientes.

Es la esclavitud moderna, porque cumplen más de 24 horas de guardia y después deben realizar su turno normal, por lo que llegan a trabajar más de 30 horas sin dormir.