Patrocinado por RB MJN      

 

No es un secreto que la Medicina es una de las profesiones más complejas y agobiantes que existen. A diferencia del resto, se necesitan de más años de formación y si se quiere una especialidad son todavía más. Inclusive desde la facultad inician los problemas de estrés que causan daños en la salud física y mental de los futuros galenos. Las exigencias hacia los estudiantes son tan altas que en ocasiones los orillan a abandonar la carrera porque no todos pueden con la carga de actividades. A su vez, la vida estudiantil no es muy diferente a la que se presenta en el campo laboral. Una vez que los jóvenes egresan, deben enfrentarse a un mundo lleno de obstáculos en el que es complicado conseguir un lugar. Y si se quiere abrir un consultorio propio la mayor barrera siempre es la elevada inversión inicial. Tú sabes muy bien de lo que hablamos porque lo viviste al concluir tu formación académica. Ahora bien, sin importar si se emprende un negocio o se trabaja en el sector público o privado, una constante es que tiende a existir una fuerte carga laboral. Las enfermedades nunca descansan y hoy más que nunca se puede apreciar esta cuestión. La pandemia de Covid-19 ha reafirmado la importancia que tiene la salud para todas las personas.

Alta incidencia del Síndrome de Burnout entre los médicos

Con esto en mente, se debe recordar que el personal sanitario es el que presenta la tasa más elevada de Síndrome de Burnout con respecto a las demás profesiones. A la fecha se estima que al menos la mitad de todos los trabajadores del área de la salud sufren de desgaste emocional provocado por sus actividades. Aunque puede parecer un aspecto menor, en realidad es todo lo contrario. Cuando no se atiende a tiempo el tema del estrés se genera un círculo vicioso en el que se ven afectadas varias personas. En primer lugar, el afectado sufre una afectación en su salud mental, la cual sube en intensidad en caso de no ser detectada a tiempo.

Consecuencias del estrés

Los médicos con estrés pueden desarrollar problemas mentales de alta peligrosidad como la ansiedad y la depresión. Es aquí donde se necesita atacar el problema para evitar que avance hacia consecuencias mortales como el suicidio. Por otra parte, los profesionales de la salud que se sienten agotados no tienen el mismo rendimiento y su probabilidad de cometer errores en el trabajo es mayor. Por lo tanto, los pacientes también se ven afectados.

Cuidarse a sí mismo igual que a los pacientes

En ese sentido, lo importante es conocer cómo se puede combatir este tipo de cuestiones para evitar ser víctima del estrés dentro del campo médico. En primer lugar, lo que siempre debes de tener en cuenta es que tu salud es igual de importante que la de tus pacientes. Nunca se exijas demasiado porque, como ya se mencionó arriba, los resultados pueden ser contraproducentes. En segundo lugar, si ya sufres de problemas de estrés o ansiedad, solicita ayuda. No tengas miedo en reconocer que no te sientes bien ni pienses que los médicos son inmunes. Tú dominas los temas de salud y sabes que cuando se trata de afecciones mentales se deben enfrentar lo más pronto posible. También es importante que nunca pienses que tú puedes hacer todo o que no necesitas el apoyo de los demás. La Medicina se basa en el trabajo en equipo y la participación de todos los colaboradores ayuda a ofrecer mejores resultados a los pacientes. Además eso contribuye a que exista un menor desgaste tanto para ti como para tus compañeros.

Tomar breves descansos dentro del trabajo

Uno de los puntos más importantes es tomar breves descansos durante tu jornada de trabajo. Si tu principal labor es atender consultas entonces aprovecha algunos minutos entre cada uno para relajar tu mente y estirar el cuerpo. El trabajo al interior del consultorio es muy desgastante para tu salud física y emocional. Por eso son tan importantes los descansos. De igual forma, intenta que, en la medida de lo posible, al salir del consultorio te olvides de todas tus obligaciones laborales. Si te llevas tu trabajo a casa o lo combinas con tu vida personal es muy peligroso porque entonces nunca tendrás tiempo para descansar. Aunque seas un médico cumplido y responsable, si te exiges demasiado en algún momento vas a sufrir las consecuencias.

Aprovechar el tiempo libre

En ese sentido, también es indispensable que aproveches tu tiempo libre y vacaciones para realizar actividades ajenas a tu trabajo. Puedes salir a otra ciudad o país porque además de la experiencia también es un factor que disminuye los niveles de estrés. Si no te es posible acudir a otros lugares entonces simplemente dedica los días para olvidarte de tu vida cotidiana. Recuerda que hoy se viven momentos complicados a causa del Covid-19, pero inclusive una vez superados siempre va a existir el riesgo latente del estrés dentro del campo médico. Nunca olvides que para poder ofrecer una atención de calidad a tus pacientes, primero es necesario que te cuides a ti mismo.

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud.
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio mexicano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.