Patrocinado por RB MJN

 

 

 

Como médico, sabes que existen muchas malas prácticas entre la población. A pesar de que los pacientes saben que no hacen lo correcto, muchos de ellos continúan con los mismos errores. Lo más graves es que no sólo se hacen daño a sí mismos sino que también afectan a todo el entorno. Pero lo cierto es que a través de la palabra también puedes lograr cambios que se vean reflejados en los hábitos de quienes acuden a una consulta contigo.

Mayoría de mexicanos opta por la automedicación

En ese sentido, en 2018 el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México (UVM) realizó una investigación que concluyó que el 74 por ciento de los mexicanos recurre a la automedicación por costumbre y para evitar pagar a médicos. Se trata de una cifra demasiado elevada que debe ser analizada desde distintas ópticas.

En primera instancia, el consumo de medicamentos sin la recomendación o autorización de un profesional de la salud es el error más grave que puede cometer cualquier persona. Aunque pueden argumentar que su intención no es dañina, al final se puede llegar a observar efectos adversos de distintas magnitudes.

Al respecto, se teme que la actual contingencia sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19 aumente la automedicación entre la población de nuestro país. Debido a que la mayoría de las personas deben permanecer resguardadas en sus hogares, se les hace fácil consumir fármacos tan sólo porque un amigo les dijo o porque vieron un anuncio en la televisión.

El peligro de Dr. Google

De igual forma, parte del aumento en la tendencia a la automedicación ha sido provocada por el apogeo de internet y el efecto conocido como Dr. Google. Aunque el mundo digital ofrece muchos beneficios porque elimina las barreras y acerca la información, también ofrece aspectos dañinos que es necesario combatir.

Cada vez es más frecuente que las personas utilicen internet como un medio para mantenerse informados. El inconveniente es cuando lo hacen para consultar temas relacionados con la salud y se convierte en su única fuente. Se corre el riesgo de acudir a una página de dudosa procedencia que ofrezca datos erróneos que pongan en peligro a los propios usuarios.

También se debe considerar que durante la actual cuarentena internet se ha convertido en la principal compañía de millones de mexicanos. Al no poder salir a las calles y utilizar este medio como una fuente para la realización de sus actividades laborales o escolares, su exposición a la información falsa es mayor.

Internet como medio de información

Precisamente en este punto es donde tú desempeñas un papel fundamental. La mejor forma para combatir internet es utilizar este mismo medio. Si ya tienes presencia en redes sociales entonces puedes empezar con la publicación acerca de los peligros del consumo desmedido de medicamentos.

No importa que suenen reiterativo porque siempre debes de alertar acerca del peligro que implica la automedicación. Como ya se mencionó, para ahorrar tiempo y esfuerzo, muchos mexicanos se diagnostican a sí mismos porque aseguran que tienen una enfermedad, lo cual puede no ser cierto porque no cuentan con los conocimientos sobre temas sanitarios. Las consecuencias son muy variadas y aunque en primera instancia pueda existir una mejora, al final se presentan las recaídas. Por este tipo de prácticas es que la farmacorresistencia se ha desarrollado a lo largo de los últimos años.

A su vez, también puedes transmitir el mensaje a los pacientes que acuden contigo a una cita médica. Al momento de emitir un diagnóstico y elaborar la receta debes de indicar de forma clara el nombre de cada fármaco, la dosis y periodicidad en que deben ser consumidos. Debes hacer énfasis en que no se deben alterar tus indicaciones porque entonces no existirá una recuperación plena.

Dentro de las consecuencias de la automedicación se encuentra el hecho de que se puede observar una falsa recuperación que puede derivar en una posterior recaída que genere un problema de salud mayor al que originalmente existía. Además de atentar contra la salud del paciente también implica un gasto doble en fármacos.

El futuro de la resistencia a los antibióticos

Por otra parte, el consumo indiscriminado de medicamentos tiene una relación directa con la resistencia bacteriana. En la actualidad la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que este fenómeno provoca 700 mil muertes cada año. Pero el mayor inconveniente es que la tendencia a la alza señala que para el 2050 será responsable de 10 millones de fallecimientos anuales.

Si el pronóstico anterior se cumple, la resistencia a los antibióticos se convertirá en la primera causa de muerte a nivel mundial, inclusive por encima del cáncer y la diabetes.

Para evitar este tipo de escenarios a futuro es que debes promover acciones de cambio en el presente. Tú tienes la autoridad suficiente para entablar un diálogo con tus pacientes y hacerles ver que automedicarse parece el camino fácil pero de ninguna forma es el correcto.

Material dirigido solo a profesionales de la salud. Información realizada para profesionales de la salud en territorio mexicano. Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.

Patrocinado por RB MJN

 

 

 

Como médico, sabes que existen muchas malas prácticas entre la población. A pesar de que los pacientes saben que no hacen lo correcto, muchos de ellos continúan con los mismos errores. Lo más graves es que no sólo se hacen daño a sí mismos sino que también afectan a todo el entorno. Pero lo cierto es que a través de la palabra también puedes lograr cambios que se vean reflejados en los hábitos de quienes acuden a una consulta contigo.

Mayoría de mexicanos opta por la automedicación

En ese sentido, en 2018 el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México (UVM) realizó una investigación que concluyó que el 74 por ciento de los mexicanos recurre a la automedicación por costumbre y para evitar pagar a médicos. Se trata de una cifra demasiado elevada que debe ser analizada desde distintas ópticas.

En primera instancia, el consumo de medicamentos sin la recomendación o autorización de un profesional de la salud es el error más grave que puede cometer cualquier persona. Aunque pueden argumentar que su intención no es dañina, al final se puede llegar a observar efectos adversos de distintas magnitudes.

Al respecto, se teme que la actual contingencia sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19 aumente la automedicación entre la población de nuestro país. Debido a que la mayoría de las personas deben permanecer resguardadas en sus hogares, se les hace fácil consumir fármacos tan sólo porque un amigo les dijo o porque vieron un anuncio en la televisión.

El peligro de Dr. Google

De igual forma, parte del aumento en la tendencia a la automedicación ha sido provocada por el apogeo de internet y el efecto conocido como Dr. Google. Aunque el mundo digital ofrece muchos beneficios porque elimina las barreras y acerca la información, también ofrece aspectos dañinos que es necesario combatir.

Cada vez es más frecuente que las personas utilicen internet como un medio para mantenerse informados. El inconveniente es cuando lo hacen para consultar temas relacionados con la salud y se convierte en su única fuente. Se corre el riesgo de acudir a una página de dudosa procedencia que ofrezca datos erróneos que pongan en peligro a los propios usuarios.

También se debe considerar que durante la actual cuarentena internet se ha convertido en la principal compañía de millones de mexicanos. Al no poder salir a las calles y utilizar este medio como una fuente para la realización de sus actividades laborales o escolares, su exposición a la información falsa es mayor.

Internet como medio de información

Precisamente en este punto es donde tú desempeñas un papel fundamental. La mejor forma para combatir internet es utilizar este mismo medio. Si ya tienes presencia en redes sociales entonces puedes empezar con la publicación acerca de los peligros del consumo desmedido de medicamentos.

No importa que suenen reiterativo porque siempre debes de alertar acerca del peligro que implica la automedicación. Como ya se mencionó, para ahorrar tiempo y esfuerzo, muchos mexicanos se diagnostican a sí mismos porque aseguran que tienen una enfermedad, lo cual puede no ser cierto porque no cuentan con los conocimientos sobre temas sanitarios. Las consecuencias son muy variadas y aunque en primera instancia pueda existir una mejora, al final se presentan las recaídas. Por este tipo de prácticas es que la farmacorresistencia se ha desarrollado a lo largo de los últimos años.

A su vez, también puedes transmitir el mensaje a los pacientes que acuden contigo a una cita médica. Al momento de emitir un diagnóstico y elaborar la receta debes de indicar de forma clara el nombre de cada fármaco, la dosis y periodicidad en que deben ser consumidos. Debes hacer énfasis en que no se deben alterar tus indicaciones porque entonces no existirá una recuperación plena.

Dentro de las consecuencias de la automedicación se encuentra el hecho de que se puede observar una falsa recuperación que puede derivar en una posterior recaída que genere un problema de salud mayor al que originalmente existía. Además de atentar contra la salud del paciente también implica un gasto doble en fármacos.

El futuro de la resistencia a los antibióticos

Por otra parte, el consumo indiscriminado de medicamentos tiene una relación directa con la resistencia bacteriana. En la actualidad la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que este fenómeno provoca 700 mil muertes cada año. Pero el mayor inconveniente es que la tendencia a la alza señala que para el 2050 será responsable de 10 millones de fallecimientos anuales.

Si el pronóstico anterior se cumple, la resistencia a los antibióticos se convertirá en la primera causa de muerte a nivel mundial, inclusive por encima del cáncer y la diabetes.

Para evitar este tipo de escenarios a futuro es que debes promover acciones de cambio en el presente. Tú tienes la autoridad suficiente para entablar un diálogo con tus pacientes y hacerles ver que automedicarse parece el camino fácil pero de ninguna forma es el correcto.

Material dirigido solo a profesionales de la salud. Información realizada para profesionales de la salud en territorio mexicano. Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.