Patrocinado por RB MJN      

 

 

La calidad en la atención médica es un aspecto que puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso en un consultorio. Los pacientes cada vez son más exigentes y siempre ponen atención en todos los detalles para determinar si regresan con el mismo galeno o si optan por acudir con otro. Pero aunque existen algunos factores que pueden estar fuera de tu alcance, también existen otros en los que tienes responsabilidad directa. Aunque cada paciente es único y diferente al resto, existen algunos aspectos que molestan a todos por igual. Uno de los más grandes y que se repite en gran cantidad de los consultorios médicos es el tiempo de espera para pasar al consultorio.

Evitar hacer enojar a los pacientes

En ocasiones anteriores ya te hemos hecho recomendaciones para hacer de tu sala de espera un espacio agradable para los pacientes. Pero sin importar todos los elementos que incorpores, si la estancia de las personas se prolonga por demasiado tiempo van a ingresar con mal humor al consultorio. El resultado es que la experiencia será desagradable durante el resto de la atención y es probable que nunca decidan regresar contigo. En ese sentido, cuando se trata de citas programadas se debe tener especial cuidado en respetar los horarios previamente acordados. Cuando se cita al paciente a un hora en específico lo que espera es que se cumpla el pacto. Dicho todo lo anterior, a continuación te mencionamos algunos consejos que te serán de utilidad para procurar que todas tus consultas inicien a la hora estipulada. Recuerda que se trata de un factor muy importante para no provocar enojo e incomodidades en tus pacientes.

Lleva un control de la duración de tus consultas

Al igual que los pacientes, todas las consultas son distintas porque las necesidades de cada persona varían. Los tiempos de atención siempre cambian a partir de cada caso médico y eso vuelve complicado llevar un control. Aunque en realidad la mayoría de atenciones de rutina suelen tener una misma duración. A partir de tu experiencia puedes calcular de buena forma el tiempo estimado para cada consulta y así planificar de mejor forma tu agenda del día. Procura nunca excederte demasiado porque entonces vas a hacer enojar al siguiente paciente.

Adiós papel y bienvenida una agenda electrónica

La tecnología se ha convertido en una herramienta que ofrece muchos beneficios para las personas. En tu caso como profesional de la salud, te puedes apoyar en una agenda electrónica para llevar un mejor control de todas las citas médicas que tienes planeadas. De esta forma vas a poder automatizar y organizar de mejor forma los horarios de las consultas, lo cual significa un gran ahorro de tiempo. Las agendas electrónicas te permiten guardar toda la información de tus pacientes, desde sus datos personales hasta la información que se generó durante su última consulta. Un beneficio adicional que debes tomar en cuenta es que todo se realiza de manera digital, lo que implica un importante ahorro en papelería.

Establece una rutina diaria de trabajo

Otro consejo para evitar los tiempos de espera demasiado largos para tus pacientes es mediante una rutina diaria de trabajo. Con esto, debes de tomar en cuenta el número aproximado de pacientes que atiendes cada día, si debes trasladarte a un segundo trabajo y las pausas para descansar que realizas por jornada laboral. A partir de los elementos mencionados vas a tener una idea más clara del número de consultas que puedes atender por día y así evitar los tiempos de espera demasiado extensos para los pacientes.

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud.
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio mexicano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.