Dentro de cualquier consultorio médico es necesario contar con una sala de espera. No es una simple amenidad para los pacientes sino que inclusive se trata de un requisito legal. Existe la Norma Oficial Mexicana (NOM) 178-SSA1-1998 que establece los requisitos mínimos de infraestructura y equipamiento de establecimientos para la atención médica de pacientes ambulatorios. En caso de no cumplir con lo estipulado puedes recibir una sanción de parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Ahora bien, hoy más que nunca ha cobrado relevancia el espacio en el que tus pacientes esperan para pasar a consulta. Debido a la actual pandemia muchas personas prefieren no acudir con un médico por el temor a infectarse. Como consecuencia, siete de cada 10 consultorio han visto una reducción en su ritmo de trabajo.

Aunque la parte de limpieza e higiene siempre han sido importantes, ahora debes poner mayor cuidado en ambos aspectos. Además existen otras estrategias que debes adoptar para mantener protegido tu espacio de trabajo. No sólo es por el bienestar de los visitantes sino también por el tuyo.

Consejos para hacer más seguro el espacio

En primer lugar, coloca un letrero a la entrada para hacer obligatorio el uso de cubrebocas para poder ingresar. Con base en la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la medida más eficiente para evitar contagios porque disminuye la transmisión de virus en el que lo porta y el riesgo de infección en las personas a su alrededor.

También es necesario que coloques frascos con gel desinfectante en la sala de espera. Todos los que quieran pasar a consulta deben utilizarlo para mantenerse protegidos y también cuidar a los demás.

Con respecto al aseo del espacio, indica al personal de intendencia la necesidad de realizar una limpieza constante de la sala de espera. En especial se deben desinfectar las superficies que estén en contacto con los visitantes como mesas y sillas.

Por otra parte, recuerda que debido al actual semáforo epidemiológico, la capacidad de la sala de espera de consultorios médicos debe reducirse a la mitad. Coloca avisos en el interior para evitar que exista una saturación que pueda afectar a todos.

Ahora bien, por tu parte es conveniente que la mayor cantidad posible de atenciones sean con una cita previa. Con esto puedes tener un mejor control de los tiempos y evitas que los paciente pasen tiempo innecesario en la sala de espera.

De igual manera, recomienda a todos tus pacientes que acudan solos a consulta. Existen excepciones como adultos mayores o infantes que requieren de acompañantes pero en el resto lo ideal es que no sea así.

Recuerda que la suma de todos los consejos mencionados te ayudará para mantener la sala de espera y el resto de tu área de trabajo en perfecto estado. Así vas a evitar riesgos innecesarios e inclusive tú vas a poder desempañar tus labores con mayor seguridad.