Patrocinado por RB MJN

 

 

 

La relación entre médico y paciente es una de las bases más importantes sobre las que descansa el mundo de la medicina. Entre ambos debe existir una confianza mutua para que los tratamientos y las terapias que el paciente reciba por orden del profesional de la salud sean no solo útiles sino que se den dentro de un marco de sensaciones positivas y llenas de confianza.

Además de ello, cuando se establece una relación amistosa médico-paciente has ganado no solo un cliente, sino muy probablemente un amigo. Recuerda que ciertos detalles muy precisos son vitales para que esta relación que se establezca sea duradera y significativa. Por ello es que te hablaremos sobre la mejor manera de crear una relación a largo plazo con tus pacientes.

Atiende todas sus dudas

Es normal que tu paciente tenga muchas preguntas y dudas en la consulta. Tu deber como profesional será responder a todas ellas con paciencia, claridad y conocimiento de causa hasta que salga de tu consultorio con una certeza de su diagnóstico. De esa manera te irás ganando su confianza poco a poco hasta que sepa que se encuentra en buenas manos.

Sé cálido y empático

Además de su médico, tu paciente ve en ti a una persona que le puede ayudar a tener un mejor nivel de vida y que se preocupa por su salud. Y todo ello lo lograrás no solo a través de tus conocimientos sino a través de una actitud empática que haga sentir a tu paciente valorado y bien atendido. Recuerda que estás atendiendo la salud de una persona con emociones y sentimientos, y que tal vez la esté pasando mal.

Dale seguimiento a tu paciente

Una vez que el tratamiento ha concluido, no dejes que se enfríe la relación con tu paciente. Mediante un mensaje de voz, una llamada o un correo electrónico, dale seguimiento del cómo se siente y dale a entender que estás listo para atenderlo en cuanto sea necesario. Tus pacientes no son estadísticas en tu archivo: debes verlos como lo que son, seres humanos que sufren, tiene problemas y cuyas emociones determinan en gran medida su salud.

Siempre muestra interés

Hay ciertos detalles que pueden ser molestos para tus pacientes si no prestas atención a ellos: la impuntualidad es uno de ellos. Llegar tarde a una consulta (tanto presencial como virtual) es un detalle que le resta profesionalidad a tu imagen. El desinterés y la falta de atención a tu paciente son otros detalles que debes impedir que ocurran. No hay nada peor que un médico que se muestra desinteresado y distraído al momento de estar con su paciente. Si evitas esto, será muy probable que tu paciente quiera seguir a tu lado mucho tiempo más.

Recuerda que establecer una relación a largo pazo con un paciente tiene muchas ventajas para ti: fidelidad de grupo de pacientes, que éstos te recomienden con sus conocidos y que ganes prestigio en la industria de los profesionales de la salud. Pero, sobre todo, obtienes la satisfacción de estar haciendo bien tu trabajo.

● Material dirigido solo a profesionales de la Salud
● Información realizada para profesionales de la salud en territorio colombiano
● Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción
o indicación médica