Atender pacientes a diario dentro del consultorio no es sencillo. Cada uno es único y diferente al resto, además de que todos requieren la misma importancia para recibir un diagnóstico certero. También existen otros factores que se deben considerar como las extensas jornadas de trabajo que provocan elevados niveles de estrés laboral. Aunque a pesar de todos los inconvenientes los médicos siempre están dispuestos a brindar sus conocimientos a quien los requiera.

Un problema frecuente dentro de la práctica radica en que muchas veces los pacientes no son del todo honestos dentro del consultorio. Aunque para ellos pueda parecer algo insignificante, en realidad su falta de honestidad al responder tus preguntas puede provocar errores en la revisión y el tratamiento correspondiente.

Aunque en algunas ocasiones los pacientes pueden mentir sin que los descubras, en otras es notorio. A partir de algunos rasgos de su comportamiento, tono de hablar y expresarse puedes sospechar que se trata de una mentira. Algunos de los principales signos que lo confirman son los siguientes.

Cambian sus respuestas ante una misma pregunta

Cuando mienten, las personas tienden a mencionar historias incongruentes o con detalles que no coinciden, por lo que tienden a hacer correcciones constantes sobre detalles que acaban de mencionar.

Se tardan en responder

Por lo regular, quienes mienten ofrecen explicaciones innecesarias, lo que requiere de tiempo. Mientras más rápidas e inmediatas sean las respuestas, es más probable que sean reales.

Se tapan la boca al responder

Otra señal delatora es cuando el paciente se cubre la boca con las manos. Por lo regular, esto sucede de forma automática cuando una persona no quiere enfrentar un problema o responder una pregunta. Cuando alguien coloca sus manos sobre sus labios, significa que no quiere revelarlo todo, o que simplemente no quiere decir la verdad.

Nerviosismo excesivo al hablar

Producto del nerviosismo de que no está siendo sincero con sus respuestas, los pacientes mentirosos tienden a repetir frases o muletillas al momento de responder tus cuestionamientos.

Posición rígida al hablar

Otra señal para saber que tu paciente está mintiendo es que cambia su postura y se coloca en una posición rígida porque eso es una señal de que está nervioso y podría estar mintiendo al momento de responder tus preguntas.