La actual emergencia sanitaria mundial ha provocado afectaciones en todos los ámbitos de la vida. En el caso de México se acaban de cumplir seis meses desde que inició el confinamiento en la mayoría de los sectores. Aunque de manera paulatina ha existido un regreso a las actividades cotidianas, todavía existen millones que permanecen en sus hogares.

En ese sentido, el sector de la salud también se ha visto dañado. A la fecha se estima que siete de cada 10 consultorios han tenido una reducción en su número de pacientes. Ahora las personas tienen miedo de acudir con el médico por considerar que podrían infectarse. Así se ha generado un círculo vicioso que podría prolongarse durante un largo período. Se planea que la vacunación masiva mundial comience hasta finales de 2021 e inclusive se corre el riesgo que el virus SARS-CoV-2 se vuelva endémico y nunca desaparezca.

A partir de todo lo anterior, es momento de que tú como médico realices algunas estrategias para evitar sufrir de más daños. No sólo se trata de cuidarte con el uso de guantes y cubrebocas durante las consultas sino que debes enfocarte en retener a tus pacientes actuales e inclusive captar a nuevos.

En este caso, lo más importante es lograr mantener la confianza de los que ya te conocen. Siempre es necesario y más en momentos tan complicados como los actuales. Para lograrlo es necesario que ofrezcas una atención personalizada. Al paciente nunca lo debes ver como un número de expediente sino como la persona que es. Aspectos sencillos como llamarlo por su nombre o preguntar lo que hizo en el día es suficiente para generan un cambio en su percepción.

De igual forma, para alcanzar la lealtad anhelada debes de pensar en lo que a ti te causa disgusto para que no lo hagas con tus pacientes. En especial, los tiempos de espera afuera del consultorio son muy molestos, por eso debes diseñar muy bien tu agenda para que las consultas que tengas siempre inicien a la hora marcada. De no ser así, desde el momento en el que las personas ingresen a tu consultorio van a mostrar una mala actitud.

Además recuerda que los pequeños detalles suelen ser los más valiosos. Al momento de crear la base de datos con los pacientes de tu consultorio revisa las fechas de cumpleaños. Cuando llegue el día, pide a tu equipo de colaboradores que le envíen una felicitación por correo electrónico. Aunque puede parecer un aspecto sin importancia, vas a mostrar que no eres como el resto de tus colegas.

Si bien, todos los consejos mencionados se pueden aplicar en cualquier momento del año, ahora que se vive una contingencia sanitaria son todavía más relevantes. No olvides que la pandemia se puede llegar a prolongar hasta por un año más así que necesitas actuar desde ahora para evitar sufrir las menores consecuencias posibles.