Patrocinado por RB MJN          

 

 

 

 

 

La muerte es un proceso inherente a la vida, y los médicos lo saben especialmente bien. Sin embargo, uno de los momentos más duros de la práctica profesional es notificar a los familiares de un paciente que éste ha fallecido en la mesa de operaciones.

El proceso del duelo ha sido ampliamente estudiado a lo largo de los años a fin de comprenderlo y hallar mejores estrategias para afrontarlo. En consecuencia, sabemos que la primera etapa del duelo es la negación y es precisamente este mecanismo de defensa psicológico de las personas; por lo tanto, es la primera barrera que debemos superar a la hora de informar de un deceso.

Ningún curso a lo largo de la formación académica, prepara a un profesional para el momento de informarle a una madre, cónyuge, hermano o hijo que su familiar ha muerto. Pero la noticia es aún más difícil de dar, cuando el hecho ocurre en el curso de una intervención quirúrgica.

¿Cómo puedes informar que algo ha salido mal?

En este contexto, el escenario de informar la noticia puede ser muy dramático. Por lo tanto, el deber del médico es el de minimizar en lo posible el impacto que pueden generar sus palabras y ser respetuoso con el dolor que atraviesa la familia.

Tómate tu tiempo

Si bien es cierto que legalmente es necesario que el médico realice una notificación verbal a los familiares, el lenguaje no verbal también transmite un mensaje. Por lo tanto, antes de salir del quirófano es necesario que el cirujano tome un minuto o dos para recomponerse y salga con paso sereno al encuentro de los familiares.

Cercanía y calidez

No hay una forma fácil de decirle a alguien que un ser querido ha muerto, por lo tanto se recomienda dar un mensaje breve, claro y pausado. Una manera de generar un poco de empatía en esta situación es llamar al paciente por su nombre, es importante que su familia sepa que el equipo hizo todo lo posible por salvar a su ser amado.

Para algunas personas el contacto físico es importante, así que pueden requerir un abrazo o algún tipo de contacto físico en ese momento de vulnerabilidad. Es importante que, podamos brindar este tipo de apoyo sin perder nuestra actitud profesional.

Dales tiempo para procesar… todo el que sea necesario

Luego de realizar la notificación, es necesario dar un tiempo prudencial para permitir que la familia reaccione ante la información que acaban de recibir. Pasado ese momento, es necesario dar a los familiares toda la información clínica relevante sobre lo que sucedió y la causa del deceso. En algunas ocasiones, los familiares responden a la noticia con violencia.

En caso de que esto suceda, el médico puede defenderse pero en ningún caso deberá atacar al familiar. Por lo general la violencia suele ser verbal, y en caso de que sea física no pasa de una bofetada. Pero en algunas oportunidades, puede ser necesario el apoyo del equipo de seguridad.

No debemos olvidar, que es un momento muy sensible para las personas que están frente a nosotros. Por lo tanto, de ser posible, es conveniente darles un momento para permanecer con el cuerpo y despedirse del fallecido. Por último, es necesario iniciar los trámites burocráticos e instruir a los familiares respecto a lo que deben hacer para concluir el proceso.  

 

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud.
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio ecuatoriano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.