Patrocinado por RB MJN

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Los pacientes, se constituyen en sí mismos, en el mayor obstáculo para su propia salud. Es tarea de los médicos, intentar nuevas técnicas de comunicación para estimular a sus pacientes a realizar hábitos significativos y duraderos en beneficio de su propia salud.
 
En la práctica, los intentos médicos por lograr cambios en los hábitos de salud de sus pacientes a través de consejos y enseñanzas, no rinden los frutos deseados. Y siendo los médicos los que tienen el conocimiento específico de las enfermedades, cómo diagnosticarlas, cómo aplicar los tratamientos, para luchar contra ellas, están llamados a crear nuevas formas de comunicación que estimulen y alienten a los pacientes a cambiar el rumbo de la salud, invitándolos a prevenir en lugar de esperar que se produzca la enfermedad como consecuencia de sus malos hábitos de salud.
 
No se trata de hablar sino de colaborar
Cuando se establece una comunicación con el paciente haciendo preguntas directas y abiertas, pero al mismo tiempo se realiza una escucha interesada en el bienestar del paciente, se logra iniciar una buena relación que permite tener un mejor conocimiento de la realidad que vive el paciente, permitiendo un efecto motivador que ayuda a que el médico entienda las dificultades que enfrenta el paciente en su diario vivir y lo motive de forma asertiva en la modificación real de sus comportamientos y hábitos con relación a su propia salud.
 
Crear metas realistas
Los pacientes se desaniman cuando una meta se ve inalcanzable. Por ello, establecer objetivos pequeños y fáciles de alcanzar son la clave, ya que al tener evidencias de que están progresando, se motivan a continuar. Además, con el paso del tiempo se puede aumentar la complejidad en el establecimiento de objetivos, asegurando que éstos son relevantes y de mucha importancia tanto para el paciente como para el médico, sin perder de vista que los objetivos sean fáciles de alcanzar.
 
Ser constantes en la actitud positiva
Evita hacer juicios o caer en enfrentamientos con tu paciente, la perspectiva de su progreso se convertirá en la mejor herramienta para motivarlo a continuar. Además, manteniendo una actitud positiva se puede transmitir confianza. Cuando el paciente se desaliente, es necesario recordarle los objetivos alcanzados para motivarlo de nuevo. La capacitación como medio de motivación La capacitación es fundamental al momento de motivar a un paciente a implementar cambios en su estilo de vida. Es necesario reconocer que el conocimiento brinda el poder para enfrentar y asumir que los cambios son necesarios para que prevalezca la salud. Teniendo el conocimiento suficiente la prevención se convertirá en el elemento primordial para mantener un estado de salud óptimo.
 
En conclusión, los pacientes asumen los cambios de forma duradera no cuando sus doctores les dicen lo que deben hacer, sino cuando ellos mismos toman la decisión de es hora de implementar algo diferente. Sin embargo, los médicos pueden impulsarlos a tomar decisiones y son de gran ayuda para apegarse a los cambios y hacerlos permanentes.
 
  • Material dirigido solo a profesionales de la salud.
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio colombiano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.

RB-M-17299