El tema más importante en la actualidad es el Covid-19. Si bien, afecta con más peligrosidad a los adultos mayores y personas con afecciones crónico degenerativas, también existe otro grupo que corre bastante peligro. Se trata de los profesionales de la salud debido a que están en constante contacto con pacientes y es bastante sencillo que sean infectados.

Al respecto, no se puede negar la atención a un paciente, pero lo que sí se debe hacer es adoptar las medidas preventivas suficientes para evitar ser contagiado dentro del consultorio médico. Se puede tomar como ejemplo lo ocurrido en Italia que ya es el país con más médicos infectados en todo el mundo. Parte de este fenómeno se generó porque se dejó abandonados a los galenos y no se les proporcionó el equipo de protección necesario.

Principales síntomas a considerar

En ese sentido, se debe recordar que las personas con Covid-19 presentan síntomas hasta 14 días después de haberse contagiado. Los principales indicios pueden ser fiebre, cansancio, tos seca, congestión nasal, dolor de garganta, diarrea y dificultad para respirar.

Además se cree que la conjuntivitis podría ser un síntoma de este nuevo virus, pero no está comprobado; sin embargo, los especialistas en el cuidado de la salud ocular y las personas que acuden a los consultorios, deben de seguir medidas de prevención para evitar riesgos de contagio.

Por lo anterior, es indispensable que todos los profesionales de la salud adopten medidas más estrictas con respecto a su cuidado personal dentro del consultorio. Siempre se debe tener presente que la salud propia es igual de importante que la de los pacientes.

Cuidados que deben tener los médicos

Por tal motivo, la empresa biomédica Yolia Health comparte algunas recomendaciones que deben tomar en cuenta los profesionales de la salud al momento de atender a los pacientes.

  • Protegerse la boca, nariz y ojos.
  • Mantener un metro de distancia entre el paciente y el médico.
  • El consultorio debe de ser desinfectado antes y después de cada paciente.
  • Hablar lo menos posible durante la revisión médica.
  • Los instrumentos deben desinfectarse después de cada paciente.
  • Utilizar guantes desechables con cada uno de los pacientes.
  • Los aparatos donde se deba colocar la cara y las manos deben ser limpiados correctamente después de cada uso.
  • Utilizar los desinfectantes domésticos comunes.
  • En caso de que un paciente acuda con alguna sintomatología producida por una enfermedad respiratoria, es importante remitirlo a los servicios de salud de manera urgente.