Conoce los cambios que tendrá la Estrategia Nacional Contra la Obesidad y Diabetes

Una de las primeras acciones que se pondrá en marcha será reformular el contenido de los desayunos escolares por una composición saludable.

528

No es una novedad afirmar que nuestro país sufre de un grave problema de obesidad. A nivel mundial ya se encuentra en los primeros lugares con mayor número de personas con exceso de masa corporal. Tan sólo analiza a los pacientes que recibes a diario en el consultorio y observarás que se ha convertido en una situación recurrente.

Es por eso que se modificará la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, Obesidad y la Diabetes. A partir del presente año se aplicarán nuevas reglas de operación. La razón es bastante obvia y se debe a los nulos resultados que se observaron en administraciones pasadas.

Al respecto, Hugo López-Gatell Ramírez, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, señaló los cambios principales.

Cuando algo no funciona es claro que se deben buscar nuevos caminos. El tema de la obesidad en México es bastante serio y requiere acciones inmediatas. La mayor modificación que se tendrá es que existirá una mayor participación de las unidades de primer nivel de atención en el diagnóstico en etapas tempranas de la vida.

Como ejemplo, afirmó que el DIF va a reformular el contenido de los desayunos escolares con una composición saludable. Además estará basada en la producción y el comercio local y no con productos ultraprocesados e industrializados, como ocurre en la actualidad.

Lo que se hizo bien y mal en el pasado

A su vez, expuso que la estrategia anterior no respondía a los requerimientos para combatir el sobrepeso y la obesidad. Eso debido a que tenía problemas de implementación. Tampoco se contaba con un programa técnico sobre la promoción de la salud en las entidades federativas. Por eso no existían indicadores de desempeño e impacto.

También señaló algunos de los aspectos positivos que se hicieron en el pasado. Uno de los más importantes fue la aplicación de impuestos a bebidas azucaradas.

Mientras que las nuevas acciones lucen prometedoras, algunos cuestionan el por qué se ha tardado tanto en ponerlas en práctica. Aunque nunca se es demasiado tarde, varios de los puntos señalados pudieron aplicarse en el pasado y así evitar las consecuencias negativas.