El reporte actualizado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que van 24 millones 854 mil 140 casos confirmados y 838 mil 924 defunciones por Covid-19 a nivel global. Aunque gracias a las constantes investigaciones que se realizan ahora se conoce más de esta enfermedad. La prueba más clara se puede apreciar con los métodos preventivos para evitar ser infectado. En un principio se afirmaba que los cubrebocas sólo eran para las personas enfermas; sin embargo, con el pasar del tiempo se observó que funcionan para disminuir las probabilidades de contagio.

Grupos vulnerables y personas con menor riesgo

A su vez, también se ha identificado que aunque nadie está exento de ser infectado, existen grupos de personas con una probabilidad mayor. En este caso, los adultos mayores y personas con enfermedades crónicas conforman los principales grupos vulnerables. También se debe añadir al personal médico por su contacto constante con personas contagiadas. De hecho, un estudio reciente mostró que inclusive con el uso de Equipos Personales de Protección (EPP) existe una alta probabilidad de infección al interior de hospitales.

En el extremo opuesto se encuentran los niños y adolescentes, quienes tienen una baja probabilidad de contagiarse. Y si eso llega a suceder, el riesgo a desarrollar complicaciones e inclusive fallecer es mínimo. A pesar de lo anterior no significa que los jóvenes deban relajar las medidas de prevención porque podría ser contraproducente. Al hacerlo se corre el peligro de que infecten a todo su entorno con mayor facilidad.

Mujeres tendrían una ligera protección interna

Pero ahora se han dado a conocer los resultados de un nuevo estudio realizado por la Escuela de Medicina de Wake Forest en Estados Unidos. Lo que más llama la atención es que se afirma que las mujeres tendrían una ligera ventaja con respecto a sufrir complicaciones en caso de infección a diferencia de su contraparte masculina.

El trabajo menciona que todo parte de los estrógenos, los cuales previamente se ha comprobado que brindan una protección contra las enfermedades cardiovasculares. Ahora bien, el estudio plantea que la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) se adhiere a las membranas celulares del corazón, las arterias, los riñones y los intestinos. Gracias a lo anterior es que los protege en caso de una infección por Covid-19.

Si bien, el riesgo a contagio es el mismo en ambos sexos, la diferencia estaría en la probabilidad a desarrollar complicaciones. La investigación muestra que el riesgo en menor en las mujeres que en los hombres.